El Latino San Diego
5:47 p.m., 11/22/2017 | 78°

Halloween 2012


10/27/2011, 1:25 p.m.
Halloween 2012
Caicedo. |

¡Claro que sí! El Halloween de éste año será diferente.

Es que la economía sigue en “cuidados intensivos”. La intolerancia racial se volvió a poner de moda. Las leyes antiinmigrantes brotan silvestres. El 99% de los americanos le muestra sus colmillos al 1% de Wall Street… y, para ponerle la tapa al pomo, el ambiente huele a coliflor… (¿será que ya empezó la campaña presidencial?)

Para disfrutar de este Halloween tocará adaptarnos a las nuevas realidades.

Hay que advertirles a los niños que no se les ocurra golpear en las mansiones de los banqueros. Seguro que les darán dulces muy baratos, pero nadie sabe a largo plazo, cuánto quedarán debiendo por intereses.

Si papá y mamá están desempleados, no gasten en un disfraz para el escuincle. Simplemente no lo dejen salir la noche de Halloween. Al día siguiente el niño correrá a preguntarles a los vecinos: “¿Cómo les pareció mi disfraz de “hombre invisible”?”

Si tu hijo padece de obesidad, dale instrucciones para que no pida dulces, sino sobrecitos de “Splenda”.

Recuerda que ya deportaron a un millón de paisanos. Si tu niño exhibe pelo negro y una piel en tono “café con leche”, pégale al disfraz su “Certificado de Nacimiento Americano” debidamente notarizado.

Si no tienes dinero para comprar por bultos los dulces que estás obligado a repartir cada vez que tocan a tu puerta: “Knock. Knock. Trick or treat?”, te recomiendo seguir el ejemplo del tío Epaminondas. El viejo coloca un cartel en la puerta que dice:

“Hoy no regalamos dulces. Celebramos el Día Mundial de Lucha contra las Caries Dentales”.

Es posible que en la familia, todos se encuentren desempleados y en bancarrota, pero eso no justifica que mamá y papá se coloquen pañales para adultos y salgan a pedir caramelos.

Este año millones de mamás están dispuestas a ahorrar dinero. Por eso encontré unos disfraces muy ingeniosos a los que claramente se les adivina la etiqueta de: “hecho por mi mamá en casa”

Le pregunté a una vecinita. “¿De qué te disfrazaron?”

  • Mi mamá me dijo que de “transformer”.

  • ¿De “transformer”?

  • Ella me explicó que hace cuatro años me compraron un disfraz de “princesita”, pero como la situación económica está tan mala, este año me “transformaron” el disfraz de “princesita” en éste, de “limosnera”.

  • ¿Y a ti de qué te disfrazaron? –interrogué a un jovencito en calzoncillos.

  • (Brrr qué frío) Como no hubo dinero para el disfraz me metieron entre dos lonjas de pan, y aquí me ve… de “perro caliente”. (Brrr qué frío)

Una vecina indocumentada se colocó sobre su barriguita una almohada. “Estoy disfrazada de madre de un futuro “bebé ancla”.

En el vecindario donde vive mi primo Escolástico organizaron a veinte niños. A cada uno le colocaron una media en la cabeza. “Estamos disfrazados de “social media”.

Este año las mamás descubrieron el disfraz más barato para sus hijos. Los vistieron con las camisas y los jeans más viejos y sobre cartones pintaron mensajes de este tipo:

  • “Mi mamá no tiene dinero para contratar un lobbysta”

  • “Estamos 99% más pobres que el Halloween pasado”

  • “Mi futuro está en foreclosure ”

Las mamás ahorraron muchísimo dinero al disfrazar a sus hijos de “indignados”.

VERBATIM

“Si en una fiesta de Halloween te ganaste el premio a la mejor máscara y no ibas disfrazado, tienes que empezar a preocuparte”