Hijos de padres que no hablan inglés mejoran su lectura si asisten a preescolar


5/2/2012, 5:30 p.m.
Hijos de padres que no hablan inglés mejoran su lectura si asisten a preescolar
Los niños cuyos padres hablan muy poco o nada de inglés pueden mejorar sustancialmente sus habilidades de lectura si asisten a un programa de educación preescolar, asegura un estudio dado a conocer hoy. |

Los Ángeles, 2 may (EFE).- Los niños cuyos padres hablan muy poco o nada de inglés pueden mejorar sustancialmente sus habilidades de lectura si asisten a un programa de educación preescolar, asegura un estudio dado a conocer hoy.

El reporte "Prescolar y Lectura en la Escuela: Experiencias de Niños con Padres que no Hablan Inglés", elaborado por el Public Policy Institute of California (PPIC), asegura que incrementar el número de niños de 4 años que asisten a programas de educación preescolar equivale a preparar más niños para la escolaridad formal.

"Aunque California enrola muchos niños de edad preescolar 'aislados lingüísticamente' en centros de cuidado, todavía un tercio de estos niños no participa en estos programas", afirmaron en el reporte sus autoras Jill S. Cannon, Alison Jacknowitz y Lynn A. Karoly.

Si estos menores - que conforman cerca del 20 % de los niños de 4 años de California- asisten a un programa como Head Start el año anterior al preescolar, presentan mejores resultados en sus procesos de lectura al ingresar a la escuela primaria.

El estudio destaca que los programas dirigidos a los niños aislados lingüísticamente son una forma efectiva para cerrar la brecha de aprendizaje de estos pequeños, en cuyos hogares no se habla inglés.

Aunque el estudio encontró que estos niños de minorías que asisten al preescolar no muestran mejoras en sus habilidades matemáticas similares al incremento en la lectura, sí destacó la oportunidad de que el preescolar ayude a su aprestamiento matemático.

La investigación -que presenta un margen de error de +/-2%- se basó en la encuesta Estudio del Preescolar en California, realizada en 2007 que recogió datos de más de 2.000 niños, así como en registros e informes recogidos por RAND Corporation.