Desde el Viejo Oeste


Los bustiers, las botas altas, las chaquetas de denim y los flecos ponen el punto salvaje a las nuevas propuestas que vienen desde el Viejo Oeste.

Carmen Martín / EFE | 2/19/2014, 1:51 p.m.
Desde el Viejo Oeste
FOTO 1:La firma Blumarine apostó por complementos con reminiscencias del Viejo Oeste. EFE/MATTEO BAZZI. FOTO 2: Una modelo desfila con una creación de la firma italiana Etro, inspirado en la estética del Viejo Oeste. EFE/Daniel Dal Zennaro |

Esta temporada, algunos diseñadores se inspiran en el armario del hombre y de la mujer del Viejo Oeste para crear prendas divertidas, desenfadadas y con un punto sexy a imagen y semejanza de Penélope Cruz y Salma Hayek en la película “Bandidas”, dirigidas por los directores noruegos Joachim Roenning y Espen Sandberg.

A juzgar por el vestuario de grandes películas de vaqueros como “Solo ante el peligro” (1952), “El bueno, el feo y el malo” (1966) o “Río Bravo” (1959), la moda “western” está compuesta por una serie de prendas y accesorios típicos en el siglo XIX americano.

Pero el estilo se afianza y se enriquece a medida que los diseñadores estudian el vestuario de tramperos, “cowboys”, vaqueros o las chicas de salón.

ESTE ESTILO TIENE DOS VERTIENTES

Uno informal en el que prima las camisetas blancas, las camisas de cuadros, los pantalones de vaqueros, las faldas y vestidos de antes, los chalecos con flecos, cinturón de cuello con hebilla rotunda y las botas camperas labradas. Los estampados florales y los tonos pastel les aportan un aire más romántico que coquetea con el estilo boho-chic.

La otra es más sofisticada y sexy en la que priman las camisas blancas con encajes, los vestidos rojos y negros con apuntes burlesques, los corpiños con puntillas y plisados y los botines de tacón.

MADONNA, PIONERA

El estilo del lejano oeste tomó más protagonismo cuando la firma Dsquared2 vistió a Madonna de vaquero para su gira “Don’t tell me”, en el año 2001.

En el pasado año, Saint Laurent ya se encargó de poner de moda la tendencia “western” en clave “chic”. Y ahora le siguen firmas como Dior, Isabel Martant, Polo Ralph Lauren o Dona Karan, con estilismos muy femeninos y actuales.

Esta temporada el “kaiser” de la moda, Karl Lagerfeld, ha presentado en Texas (EE.UU.), concretamente en la ciudad de Dallas, un desfile en el que el estilo ‘cowboy’ ha sido el protagonista.

La modelos exhibieron ponchos, plumas, motivos nativos, conjuntos de cuero negro rematados en blanco, camisas con lazadas al cuello, trajes de “tweed” con faldas midi rematadas con flecos, sombreros tejanos y botas camperas bordadas.

Karl Lagerfeld, consciente de la necesaria presencia de las tribus indias, recrea con fabulosas pieles, estampados étnicos y espléndidas plumas la típica indumentaria de los indios, creaciones que vieron desde primera fila Dree Hemingway, Poppy Delevingne o Alexa Chung.

La firma H&M también ha querido sacar una colección especial inspirada en al tendencia del Oeste, pero sin excederse demasiado, con resultados elegantes, femeninos y muy acorde con las tendencias actuales.

Para esta casa de moda, la camisa y pantalones pitillos vaqueros son las prendas estrellas. Y cómo no, la piel y los flecos son los recursos más utilizados para dibujar la moda “wester”.

En cuanto a la gama cromática, el negro y el blanco son los tonos elegidos para completar el estilismo con sombreros, cinturones y botines al más puro Viejo Oeste.

CLAVES PARA CONFECCIONAR EL ESTILISMO “WESTERN”

La locura del “far west” también se instala en la moda nupcial, que se presenta adornada con miles de volantes, encajes y atrevidos “bustier”. Para las más osadas se reservan las cazadoras de “denim” y los sombreros tejanos.

Incluso, los accesorios apuestan por esta estética, de ahí que las botas vaqueras y los sombreros de ala ancha también lleguen dispuestos a revolucionar las bodas más tradicionales.

Pantalones, faldas y chalecos de ante conjuntados con camisas blancas o vaqueras, un “look” que resulta ideal para el día tanto en la ciudad como en el campo.

El vaquero y la camisa de cuadros son una apuesta segura y moderada.

Aunque los flecos son imprescindibles, mejor utilizados con moderación y en complementos como bolsos, botas o chalecos.

El secreto del éxito radica en utilizar colgantes y brazaletes tipo navajo, sombreros de “cowboy” y pañuelos anudados al cuello, un divertido y discreto guiño al Viejo Oeste.

Carmen Martín

Efe-Reportajes