Refuerzan leyes migratorias manifestantes antiinmigrantes en Murrieta, tras la llegada de centroamericanos indocumentados


Ernesto López | 7/9/2014, 11:28 a.m.
Refuerzan leyes migratorias manifestantes antiinmigrantes en Murrieta, tras la llegada de centroamericanos indocumentados
Un grupo de pro inmigrantes afuera de la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta. |

MURRIETA.-“Necesitamos apoyar a nuestra gente, a nuestros niños, nuestros veteranos y a la gente pasando hambre, no hay ninguna razón por la cual debemos estar tomando la responsabilidad de ayudar a esta nueva ola de inmigrantes ilegales”, declaró Michelle Lee, una residente de Riverside, California.

“Estados Unidos realmente no tiene la capacidad de ayudarles, tenemos nuestros propios problemas”, añadió Lee, la madrugada del 4 de julio afuera de la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta.

Junto a Lee, un grupo de cerca de 100 manifestantes, antiinmigrantes y pro inmigrantes, estaban a la expectativa, este pasado Día de la Independencia estadounidense. Esperaban que llegaran autobuses adicionales transportando a inmigrantes centroamericanos para ser procesados.

El primer grupo de inmigrantes, en su mayoría niños, provenientes de centros de internamiento en Texas llegaron a San Diego el 1 de julio y fueron trasladados a Murrieta en ‘buses’, pero cientos de manifestantes anti inmigrantes les cortaron el acceso, impidiendo que entraran a la estación de la patrulla fronteriza.

Desde entonces, estos manifestantes han estado preparados para repetir el bloqueo de autobuses.

“Vamos a tener presencia aquí día y noche. Este es un país de leyes y no están siendo reforzadas; por eso estamos aquí, para reforzarlas”, comentó Stacy Barth, también residente de Riverside.

“Esta es la única manera que podemos hacerlo, no hay otras oportunidades de detener esta inmigración ilegal”, resaltó Lee.

Barth compartió que es su “deber cívico defender la constitución”, la cual tiene un proceso establecido para poder llegar legamente a este país. Y que ella, tanto como Lee, no están contra una reforma migratoria y ayudar a los niños necesitados.

“Yo soy madre, y me duele el corazón que estos niños sufran en sus países pero que si se van a venir que lo hagan legalmente. Que el sistema migratoria esta dañado, si, pero esta no es la manera de hacerlo”, declaró.

“Aparte, no sabemos quienes son estos niños y adolescentes. Algunos pueden realmente ser adultos miembros de un cartel o terroristas, no lo sabemos. O pueden estar trayendo enfermedades a nuestras comunidades”, añadió Barth.

Del otro lado de la carretera, afuera de la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta, se encontraba un grupo pro inmigrante. Mientras los manifestantes antiinmigrantes alzaban banderas de Estados Unidos en alto, estos también cargaban cartelones con mensajes que decían: “La inmigración es un derecho humano” y “Abran las fronteras”, entre otros.

“Estos niños están escapando muchas cosas, tanto actividad narcotraficante y violencia, en sus países y comunidades. Tiene que haber justicia, tienen derecho de estar aquí en Estados Unidos”, dijo el mexicano Roberto Inostroza, de Lake Elsinore.

“Este es un país de inmigrantes, y es una labor humana, especialmente, ayudar a estos niños y a sus padres”, agregó.

Por su parte, Jackie de Paz, de nacionalidad salvadoreña y mexicana, dijo que estos niños “se merecen la oportunidad de crecer en un lugar mejor ” y tras ver la forma que fueron recibidos en Murrieta el 1 de julio, pide que se les trate con respeto.

“Aunque muchos de ellos no entienden lo que está pasando ahorita, esas imágenes se les van a quedar grabadas en su mente, va ser un trauma que van a tener ellos por el resto de sus vidas”.

Ernesto López

Ellatinoonline.com