Con chándal y a lo loco


La vida moderna imponen una moda más cómoda, libre y funcional

EFE | 5/14/2014, 3:18 p.m.
Con chándal    y a lo loco
Las sudaderas “oversize” son otro “must” esta temporada, como esta del diseñador Carlos Díez. EFE |

Hace nada el chándal era para un tipo de público muy alejado de la pasarela, casi un referente a evitar pero, delirios de la moda, el confortable de dos piezas se ha convertido en “lo más” del “sport chic”, que además prolonga la comodidad hasta los pies ya que se combina con zapatillas, eso sí, elegantes, con apliques de lentejuelas, tejidos brillantes y hasta cristales.

El chándal, antes el uniforme de la gente de barrio y el hábito diario de deportistas y amantes de la comodidad que no estaban dispuestos a embutirse en unos ajustados pantalones pitillo, ha abandonado su condición de antítesis de la elegancia y es la nueva pandemia de las tendencias esta temporada.

Los delirios de la moda son así, consiguen situar en la cima de las tendencias, blogueros, famosos e “it girls” mediante, prendas que, unos años antes, se suponían antiestéticas. Es lo que ha pasado con el chándal, antes plebeyo y ahora rey de la primavera.

“El auge de la gimnasia en la década de 1980 fue el catalizador de la fusión de moda y deporte”, se explica en “Moda, historia y estilos” (DK). En esa década, Norma Kamali, Donna Karan o Azzedine Alaia popularizaron el “body” elástico y los vestidos de “lycra”.

LA VIDA, UNA YINCANA

Los diseñadores comienzan a trabajar de cara al mercado y saben que sus creaciones deben adaptarse al ritmo de la sociedad, inmersa en una alocada yincana de horarios, medios de transporte, horas interminables en el trabajo y vida familiar; las necesidades de la vida moderna imponen una moda más cómoda, libre y funcional.

El estilo deportivo, o si queremos sonar más “cool”, el “sport chic” o el “gym style”, es la consecuencia de un estilo de vida frenético que ha recibido respuesta desde las grandes pasarelas de la mano de diseñadores como Alexander Wang, Isabel Marant, Carlos Díez, Stella McCartney, Tommy Hilfiger, Marc Jacobs o Marni, que han lanzado colecciones con el estilo deportivo por bandera.

Tampoco podía faltar en la implantación de esta tendencia ese gremio que supone el perejil de todas las salsas cuando se trata de hablar de moda: las blogueras. Ellas, con sus fotografías de “street style”, son las únicas capaces de combinar el chándal con tacones, bolsos de lujo y lentejuelas.

Pero hay que ser realista, y esos estilismos tan a la última no suelen sentarle bien al otro 99 % de la población, así que lo ideal, si uno no quiere perderse el tren de las tendencias, es combinar el estilo personal con elementos “sport”.

Pantalones cortos de algodón, “leggins” estampados, rejillas, cremalleras, capuchas, camisetas “oversize” o asimétricas en colores funcionan siempre, y más ahora que las marcas más pioneras del deporte (Nike, Adidas o Reebok) han “feminizado” sus prendas deportivas para mujeres ajustándolas más al cuerpo o insertándolas elementos que estilizan la figura, como el “push up”.

EFE

Ellatinoonline.com