Tara Lynn, la modelo estadounidense que desafía a la talla XXL


Carmen Martín | 2/18/2015, 1 p.m.
Tara Lynn, la modelo estadounidense que desafía a la talla XXL
La “top model” de tallas grandes Tara Lynn posa durante la inauguración de la tercera y última jornada de la pasarela TRESemméé MFSHOW Women, en Madrid, el 6 de febrero. EFE |

A pesar de la delgadez impuesta en las pasarelas, cada día son más las modelos que van más allá de la talla XXL, prueba de que la belleza no es cuestión de peso, sino de curvas y sensualidad. “Todas las mujeres son sexis aunque tengan la talla 38 o la 46”, ha dicho la “top model” de tallas grandes Tara Lynn.

Esta modelo, que come de todo, “menos hamburguesas y refrescos de cola”, reivindica mujeres reales, con algún que otro michelín y que disfruten de la comida.

“Me encanta comer comida sana, adoro el jamón de pata negra y el queso manchego”, ha detallado Lynn en una rueda de prensa.

Desde que apareciera desnuda en las páginas de la revista Elle francesa, Tara Lynn, de 32 años, se ha convertido en una de las modelos más prestigiosa de tallas grandes. “Están de moda las maniquíes con curvas”, dice con una amplia sonrisa.

Lynn inauguró a principios de febrero la tercera y última jornada de la pasarela TRESemmé MFSHOW Women, en la que se presentan las colección de tallas grandes de Couchel para El Corte Inglés, Adolfo Domínguez + y Elena Miró.

En una industria en la que los cuerpos perfectos siguen cotizando al alza, Tara Lynn, presume de talla 46 y 86 kilos, sin que su índice de masa corporal no determine obesidad.

“Mi peso no es un impedimento para hacer ejercicio, es más no tengo coche, me desplazo en bicicleta”, revela.

Pero Tara Lynn no siempre ha estado orgullosa de su cuerpo, antes de consagrarse como modelo se avergonzaba de sus curvas y michelines.

Con 21 años, la niña de seis años a la que cuidaba en París le dijo que la quería igual, aunque sus amigas se rieran de ella porque estaba “gorda”.

Fue entonces cuando decidió cambiar de imagen. Se sometió a un programa de adelgazamiento extremo que consistía en dos horas de ejercicio y “una o dos” comidas al día.

Llegó a perder 30 kilos en dos años. En 2008, una agencia de Nueva York la contrató. Era una modelo más alta, delgada y con una cara bonita, pero siempre estaba hambrienta y se sentía cansada. Su decisión fue abandonar las pasarelas y volvió a pesar 86 kilos.

Firmó con la prestigiosa agencia Ford Models y desde entonces sus curvas han aparecido en revistas como Vogue, V Magazine y Glamour.

Tara Lynn, que también ha sido musa del diseñador Jean-Paul Gaultier,empezó a trabajar como modelo un día antes de cumplir 25 años para poder pagarse la carrera de Filología, pero, el destino quiso ese físico que tantas lágrimas le hizo derramar, le brindará su éxito profesional.

“Nunca pensé en llegar tan lejos en la moda”, han concluido, esta modelo que aprendió a quererse y retiró la báscula de su vida.

Carmen Martín

Ellatinoonline.com