El Latino San Diego
8:56 a.m., 11/23/2017 | 69°

¡Libérate ya!


María Marin | 4/13/2016, 1:10 p.m.

¿Alguna vez has visto a alguien intentando quitarse una camisa de fuerza? La persona forcejea intensamente tratando de expandir sus brazos mientras hace unas muecas indescriptibles.

Comienza a sudar y el cansancio es tan abrumador que se detiene por unos segundos para tomar aire y retomar fuerza. Después del breve descanso empieza nuevamente el forcejeo. Esto se repite varias veces hasta que el individuo se da cuenta que es imposible liberarse y se da por vencido.

Si puedes visualizar esta escena, entonces entenderás el sentimiento de desesperación que sufre alguien que ha tratado muchas veces de liberarse de una relación tóxica, ¡pero no puede!

Conozco mujeres que llevan varios años en este forcejeo. Hay quienes han intentado, una y otra vez dejar a un mentiroso, infiel, abusador, vicioso o vago, pero no logran zafarse porque enfrentan una de estas dos situaciones: la primera es que después de un tiempo se sienten solas y aunque la “camisa de fuerza” las ahoga, por lo menos las hace sentir protegidas.

La segunda situación es cuando el hombre regresa a rogar y promete el cielo y las estrellas: “estoy arrepentido, perdóname”, “dame una oportunidad, te juro que voy a cambiar”, “tú eres la mujer de mi vida, sin ti no puedo vivir”. Y, en el peor de los casos, dicen: “si me dejas, me voy a matar”.

Luego de oír estas palabras tan conmovedoras, muchas se rinden y vuelven a quedar atrapadas dentro de la misma “camisa de fuerza”.

Aquellas que se identifican con este escenario, seguramente piensan: ¿Cómo rayos acabo con este forcejeo para siempre?” No hay que ser mago como Houdini para liberarse de una relación que te mantiene infeliz. La magia más poderosa que existe es la fe. La fe es esa seguridad interior que tienes de que puedes lograr un objetivo, vencer un obstáculo o zafarte de cualquier atadura.

Cuando tienes fe en que puedes obtener algo, o zafarte de alguien, hay algo mágico que sucede. Dios y el Universo se conspiran para ayudarte a lograr lo que deseas.

La fe atraerá a tu vida situaciones y oportunidades que te facilitaran alcanzar tus propósitos. Todas las religiones y maestros espirituales le dicen a este fenómeno: “La magia de la fe”, afiánzate a ella y… ¡libérate ya!