El Latino San Diego
11:23 a.m., 8/18/2017 | 75°

Soldados estadunidenses deportados podrían usar pasaporte mexicano para trámites


Manuel Ocaño | 9/15/2016, 9:51 a.m.
Soldados estadunidenses deportados podrían usar pasaporte mexicano para trámites
El soldado Héctor Barajas. Foto de Manuel Ocaño. |

Un dirigente de soldados estadunidenses que han sido deportados a México gestionó por primera vez su pasaporte mexicano como requisito para poder asistir el 30 de septiembre a una cita ante autoridades de migración que podrían tramitarle la ciudadanía estadunidense. “Las autoridades fronterizas no me dejan pasar, porque estoy deportado, pero el consulado de Estados Unidos en Tijuana me va a dar un permiso temporal para que yo pueda asistir a la cita de ciudadanía que tengo programada, y ese permiso se da en el pasaporte mexicano”, explicó Héctor Barajas, exmilitar de la 82 brigada helitransportada. Al momento de recibir su pasaporte mexicano, el también fundador de la Casa de Apoyo a Veteranos Deportados en Tijuana dijo que si su trámite resulta efectivo, puede sentar un antecedente para miles de exsoldados estadunidenses de nacionalidad mexicana que han sido deportados. “Hay una disparidad entre las autoridades federales”, comentó el militar deportado hace unos cinco años, “por ejemplo ahorita tengo la cita de ciudadanía y tengo pendientes varias citas médicas que me otorgan en el sur de California, por ser veterano, independientemente de que esté deportado”. En otras palabras, para instituciones como la Administración Federal de Veteranos, el Pentágono y el Servicio de Ciudadanía e Inmigración, e incluso ahora el Departamento de estado, al dar el permiso, el hecho de que el militar esté deportado es relativamente irrelevante.

En cambio para el Departamento de Seguridad Interior (HSD), que fue el que lo deportó a través de la Oficina de Aduanas e Inmigración, el que Barajas haya sido militar estadunidense dado de baja con honores y fuera residente legal en Estados Unidos es irrelevante y lo que cuenta es que está deportado. Hace dos meses, el 8 de julio, un grupo de ocho militares deportados y dos civiles intentó cruzar de Tijuana a San Diego por la garita de San Ysidro porque todos ellos tienen enfermedades, algunos de ellos crónicas, y buscaban visas humanitarias para acudir a citas médicas en Estados Unidos. De acuerdo con Barajas, las autoridades fronterizas los dejaron “en un limbo; no nos negaron el paso, pero tampoco nos permitieron pasar, sólo le dieron largas y el resultado es que seguimos sin poder cruzar”.

Para el exmilitar, las autoridades en la frontera “parece que no quieren dejar un precedente de que los soldados deportados podrían regresar por sus males”.

Consideró que el que sea el Departamento de Estado el que autorice la entrada tiene más sentido, porque los deportados ya se encuentran en el extranjero.

“Mi abogado y yo sabemos que nos van a dar el permiso y eso puede abrir el camino para que muchos otros excombatientes que merecen regresar lo hagan de una manera ordenada”, dijo Barajas.

Manuel Ocaño

Ellatinoonline.com