Perdona gobernador a tres veteranos deportados a TJ; Jerry Brown tomó su decisión inspirado en la Semana Santa


Manuel Ocaño | 4/20/2017, 11:05 a.m.
Perdona gobernador a tres veteranos deportados a TJ; Jerry Brown tomó su decisión inspirado en la Semana Santa
Héctor Barajas, director del refugio para soldados deportados en Tijuana, se muestra jubiloso en el momento en que el gobernador Brown le informa por el teléfono de Nathan Fletcher que California le otorga el perdón por sus faltas. Foto cortesía de Fletcher. |

Barajas, por ejemplo, nació en Zacatecas, peo creció desde niño en el área de Los Ángeles.

De acuerdo con la Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu) en México, en su mayoría en Baja California, hay todavía otros 56 exmilitares con antecedentes similares a los tres perdonados este fin de semana que podrían ameritar perdón.

La abogada Jennie Pasquarella, directora de los inmigrara de los derechos de los inmigrantes en California por parte de la Aclu, elogió la decisión del gobernador y dijo a los soldados deportados se les ha condenado, por faltas menores, a situaciones similares a la cadena perpetua, al alejarlos para siempre de sus familias y del país por el que pelearon y consideran suyo.

“Con estos perdones, el gobernador Brown ha puesto fin a la sentencia de cadena perpetua, de destierro que estos hombres han sufrido todos los días desde que fueron deportados”, dijo Pasquarella.

Agregó que los tres perdonados “hace mucho tiempo pagaron por sus errores, pero su deportación ha sido el peor precio de todos, ya que han sido permanentemente separados de sus familias y del único país que conocían”.

Estos indultos abren un camino histórico para que estos veteranos estadounidenses regresen a California como ciudadanos naturalizados o residentes legales permanentes, dijo la abogada.

Aunque la Administración federal de apoyo a Veteranos y la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) mantienen beneficios e intención de ayuda a los veteranos deportados, el Departamento de Seguridad Interior (HSD), que es el que los deportó, les impide volver a Estados Unidos.

Actualmente, la única forma legal que los veteranos tienen de volver al país en que crecieron es que, al morir en el extranjero, sus restos sean traídos para ser sepultados en Estados Unidos.

Manuel Ocaño