Recorre la Caravana Contra el Miedo la frontera con México


Manuel Ocaño | 4/20/2017, 12:09 p.m.
Recorre la Caravana Contra el Miedo la frontera con México
Integrantes de la Caravana Contra el Miedo llegan hasta el muro en Imperial Beach en su recorrido por la frontera con México. Fotos de Manuel Ocaño |

La Caravana Contra el Miedo que quiere imponer la administración del presidente Donald Trump a la comunidad inmigrante viajó de Sacramento hasta la barda fronteriza en San Diego y ahora sigue a lo largo de la frontera con un mensaje de resistencia.

“Traemos un mensaje de unidad y de esperanza ante el clima de odio y de intolerancia del gobierno del presidente Trump”, resumió para El Latino la dirigente sindical María Rubio, del condado de Orange.

La caravana la planearon organizaciones laborales que partieron de Sacramento a mediados de abril. Al frente marcha la líder de trabajadores Petra Ramírez, una inmigrante mexicana de 90 años de edad.

Ramírez lloró al recargarse en la barda fronteriza e informa por teléfono a sus familiares en Sacramento que se encontraba a unas pulgadas de distancia de México en el Parque de la Amistad.

Tras recorrer California una semana, la caravana participó en la Misa de resurrección que encabezó el reverendo John Fanestil en el parque fronterizo.

La caravana venía de protestar ante un centro de detenciones de indocumentados y luego de San Diego viajó a Los Ángeles a manifestarse ante la oficina del alguacil de ese condado, que quiere colaborar con las autoridades de migración y deportar indocumentados no peligrosos.

El grupo partió esta semana a Arizona, planeaba luego seguir por las Cruces, Nuevo México, para continuar a San Antonio y Austin en Texas. Planeaba regresar el primero de mayo a Los Ángeles para participar en una jornada estatal contra las políticas de migración del presidente Donald Trump, Un Día Sin Inmigrantes.

En su recorrido por California, la caravana integra organizaciones religiosas y de derechos humanos que se suman, algunas para el resto del recorrido y otras solo pro tramos de la marcha.

A la frontera llegaron por lo menos 200 personas, la mayoría integrados desde el condado de Sacramento.

Para muchos era la primera vez que llegaban hasta los límites con México y conocían de primera mano la barda en el parque, en el mar y en las montañas en Imperial Beach.

María Rubio se sintió sorprendida de comprender que en un sitio donde hay tres bardas paralelas, por dopdne desde hace más de una década no cruzan indocumentados, el presidente Trump quiera construir todavía otra barda paralela a las que ya están levantadas.

“Todo esto para mí es muy emocional”, dijo María Rubio, “porque por aquí cruce yo como indocumentada cuando primero vine a Estados Unidos y en ese tiempo no estaban estas bardas”.

La dirigente laboral comentó que ahora que es ciudadana estadunidense trata de ayudar a otros inmigrantes que necesitan ayuda.

“Creo que es un sentimiento que compartimos todos en esta caravana, en la caravana contra el miedo pero al mismo tiempo es una caravana en favor del amor”, explicó.

Manuel Ocaño