“Construcción del muro ignorará daños ambientales”: HSD


Manuel Ocaño | 8/17/2017, 10:18 a.m.
“Construcción del muro ignorará  daños ambientales”: HSD
El gobierno de Estados Unidos va a ignorar las leyes y reglamentos ambientales en la frontera para construir el muro de Trump. Foto de Manuel Ocaño |

El Departamento de Seguridad Interior (HSD) informó que la construcción del muro en San Diego no se va a apegar a cumplir con leyes ni reglamentos de protección ambiental.

En comunicado de prensa, la agencia informó que actúa “con la autoridad otorgada al Secretario de Seguridad por el congreso y cubre una variedad de leyes ambientales, de recursos naturales y de manejo de tierras”.

El comunicado fue divulgado a menos de 48 horas de que el exsecretario de seguridad, John Kelly, dejó ese puesto para ocupar el de jefe e gabinete de Trump. Por ahora no hay un secretario de Seguridad y nadie se responsabilizó del comunicado que aparece en la página web de la institución.

La decisión se adelanta a la construcción de prototipos del muro, programados para noviembre y diciembre en el área de Otay Mesa. Según la oficina de Aduanas y Protección Fonteriza (CBP) los modelos o propuestas del muro se van a construir a unos 30 metros de distancia de la frontera.

La siguiente fase sería la construcción del muro con base en modelos que elijan, a partir de la primavera del 2018 según informó la directora nacional interina de la patrulla fronteriza, Carla Provost.

Según un plan de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en San Diego se van a construir 72 kilómetros de muro y se van a reparar otros 20 kilómetros del muro que ya fue construido desde noviembre de 1993.

El HSD anunció su decisión de evadir leyes y reglamentos ambientales a menos de dos semanas de que el cuerpo de ingenieros militares concluyera estudios de suelos en la frontera de California con México.

Por su clima menos extremoso que en el resto de la frontera entre los dos países, el área de San Diego es hábitat de numerosas especies en riesgo de extinción.

En la zona donde se van a construir los prototipos de muro, se encuentra por lo menos un río, de acuerdo con la organización Costa Salvaje.

“El valle del Río Otay es un río urbano único, que se encuentra ubicado a cuatro millas –unos seis kilómetros-- al norte de la frontera de los Estados Unidos y México. Es una de las últimas áreas de espacio abierto en el sur del condado de San Diego y se le conoce como el parque regional del valle de Otay”, informó la organización.

Sin embargo hacia el Pacífico también en el área de San Diego, se halla el estuario del Valle del Río Tijuana

De acuerdo con Costa Salvaje, el estuario del Río Tijuana, junto a la frontera, mide 526 hectáreas y es una de 23 zonas de humedad en el mundo que tienen importancia internacional.

Aparte, el área protegida de la desembocadura del Río Tijuana –que cruza la frontera desde Baja California--, está protegida desde el 2012 y mide 640 hectáreas.

Esa desembocadura, que es donde la barda entra al mar, es un “parque submarino, hogar de especies marinas preciosas como el tiburón leopardo, delfines y la langosta espinosa de California”.

La zona “es parte de una red estatal de áreas protegidas gracias a la Ley de Protección de la Vida Marina del Estado de California”, de acuerdo con Costa Salvaje.

Manuel Ocaño