Juan Gabriel el divo eterno


EFE | 8/31/2017, 12:28 p.m.
Juan Gabriel el divo eterno
Imagen de unos admiradores de Juan Gabriel durante un homenaje popular por las calles de México D.F. Foto: EFE |

Hace un año, el mexicano Juan Gabriel falleció, pero su alma y su pasión perduran en los cientos de canciones que dejó a lo largo de una prolífica carrera en la que siempre estuvo entregado a su público. Los frutos de su trayectoria siguen rompiendo fronteras, mientras que su herencia, estimada en más de 100 millones de dólares, divide a sus hijos.

• Luis Alberto, heredero del talento musical de su padre, y Joao, estudiante de Matemáticas y Ciencias de la Computacion, presentaron una demanda para exigir el reparto a partes iguales de la herencia, de unos 100 millones de dólares en inmuebles, a lo que se suma el dinero de las regalías.

•”El mejor legado, a un año de su muerte, sería ver a sus hijos reunidos, aunque parezca imposible. Sabiendo cómo pensaba Él, donde quiera que esté, estaría feliz de verlo”, indica su íntima amiga Silvia Urquidi, en declaraciones a Efe.

• Un año después de su muerte, el artista vive en millones de personas de todas las generaciones que se unen en momentos de tristeza, de amor y desamor para cantar sus canciones. Según la Sociedad de Autores y Compositores de México, Juan Gabriel suena en alguna parte del mundo cada 40 segundos.

Artistas, familiares y amigos ya alistan los homenajes en el primer aniversario luctuoso del máximo exponente mexicano de la música popular, uno en Michoacán, donde Alberto Aguilera nació el 7 de enero de 1950, y otro en la norteña Ciudad Juárez, donde surgió el artista bajo el nombre Juan Gabriel.

El 28 de agosto de 2016 Mexico se sorprendió con la noticia de su muerte a los 66 años en su departamento en Santa Mónica, California (Estados Unidos), dos días después de que ofreciera un concierto en Los Angeles como parte de su gira “México Es Todo”.

Allí entregó por última vez a su público ese “amor eterno e inolvidable” que sentía por su país.

El cuerpo del artista fue incinerado en medio de un gran hermetismo, lo que generó críticas entre los mexicanos, acostumbrados a despedir a sus grandes en ceremonias de cuerpo presente.

Iván Gabriel Aguilera Salas, hijo biológico y heredero universal, dijo que cumplía la voluntad de su padre, aunque Silvia Urquidi, amiga del ‘Divo de Juárez’ durante 26 años, cuenta a Efe que “Èl quería ser enterrado junto a su madre en Parácuaro (Michoacán)î.

La urna con las cenizas del artista fue recibida por miles de seguidores en la fronteriza

Ciudad Juárez (Chihuahua), y unos días después le tocó el turno a la capital mexicana, donde miles de fanáticos se dieron cita en el Palacio de Bellas Artes para darle el último adiós.

DEL INTERNADO AL ESTRELLATO

La historia de Juan Gabriel, quien rompió las barreras de la pobreza para convertirse en el millonario, se quedó grabada en el corazón de muchos mexicanos. Muchos años antes de alzarse como uno de los compositores más reconocidos de su país y de pisar grandes escenarios, Alberto Aguilera fue un niño de origen humilde que tuvo que ser internado porque su madre no podía mantenerlo.