Sándwiches brookie (galletas brownie) de helado de cereza


2/2/2017, 1:27 p.m.
Sándwiches brookie (galletas brownie) de helado de cereza
Sándwiches brookie (galletas brownie) de helado de cereza |

Tiempo de preparación: 20 minutos, más 2 horas 30 minutos de congelamiento

Tiempo de cocción: 25 minutos

Porciones: 8

• 1/2 libra de cerezas frescas, sin huesos y cortadas por la mitad

• 2 cucharadas de azúcar granulada

• 1 cucharada de jugo de limón fresco

• 4 tazas de helado Breyers Natural Vanilla, ablandado

• 3 tazas de azúcar glas, tamizada

• 1 taza de cacao en polvo natural sin azúcar, tamizado

• 4 claras de huevos grandes a temperatura ambiente

• pizca de sal

• 1/2 taza de nueces en trozos grandes

• aerosol vegetal antiadherente (nonstick cooking spray)

En una pequeña olla y sobre fuego medio, pon a hervir las cerezas junto con el azúcar granulado y el jugo de limón. Machaca las cerezas con un prensa papas o tenedor para deshacerlas. Mantén un hervor suave mientras revuelves con frecuencia, durante unos 15 minutos, o hasta que la mezcla se espese. Traslada la preparación a un recipiente poco profundo, tápalo y refrigéralo hasta que se enfríe.

En un tazón grande enfriado, incorpora la mezcla de cerezas al helado hasta unir completamente. Cubre la preparación y congélala durante unas 2 horas, o hasta que esté firme.

Calienta el horno a 350° F. Forra 2 bandejas para horno grandes con papel para hornear.

Mientras tanto, en un tazón mediano, mezcla el azúcar glas, el cacao, las claras de huevo y la sal. Con una batidora de mano eléctrica a baja velocidad, bate alrededor de 1 minuto o hasta mezclar bien. Incorpora las nueces.

De inmediato pon 16 montoncitos de masa sobre las bandejas preparadas, separados de manera uniforme. Rocía el lado inferior de una cuchara con el aerosol antiadherente y aplana los montoncitos de masa para formar círculos de 2 1/2 pulgadas de diámetro. Hornéalos de 10 a 12 minutos, o hasta que la parte superior se vea brillante y agrietada. Deja enfriar las galletas brownie por completo.

Sirve una cucharada de helado en el lado plano de la mitad de las galletas. Coloca otra galleta encima del helado y presiona con suavidad hasta que el relleno se esparza hasta los bordes. Regresa los sándwiches al congelador durante unos 30 minutos para que estén firmes antes de servirlos.