El Latino San Diego
6:17 p.m., 10/20/2017 | 69°

Juan Vargas habla abiertamente de los temores por deportaciones en San Diego


Manuel Ocaño | 7/13/2017, 9:54 a.m.
Juan Vargas habla abiertamente de los temores por deportaciones en San Diego
El Congresista Juan Vargas. Fotos de Manuel Ocaño |

El congresista Juan Vargas encabezó un foro comunitario para hablar del temor que impera en San Diego por las deportaciones porque aunque la administración del presidente Donald Trump “dice que va por quienes son asesinos y violadores, pero en realidad deporta a mamás y papás” de niños estadunidenses.

“Vemos que en nuestra comunidad hay mucho miedo, porque vemos las deportaciones, y mucho de lo que oímos es especialmente a las madres que se preguntan qué va a pasar con sus hijos si las deportan”, declaró el demócrata de San Diego.

Dijo que las mamás se angustian al pensar si “voy a poder verlos, o ya me van a separar para siempre y nunca voy a poder mirar a mis hijos, o solamente nos vamos a poder ver a través del muro en el Parque de la Amistad”.

El congresista dijo que convocó al foro en el corazón de Logan Heights para que la comunidad conozca sus derechos.

Vargas dijo haber encontrado madres de familia que le han preguntado “¿cómo me pueden deportar, si yo no he cometido nunca ningún delito me van a separar de mis hijos de todos modos?”.

La convocatoria llenó el Centro Comunitario de Sherman Heights. Más de un centenar de personas atendió el foro. Aunque la mayoría no hizo preguntas sí se llevaron al información que les podría ser útil.

Esmeralda Flores, de la Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu) repasó consejos de lo que las familias inmigrantes pueden hacer si se presentan oficiales de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) a sus puertas.

“No abran la puerta, pidan ver por debajo de la puerta la orden de detención, si está dirigida contra una persona que vive o no en ese domicilio y debe estar firmada por un juez, no por un agente de migración”, dijo Flores.

Instó a tener cuidado al cruzar la frontera a quienes son residentes legales y ciudadanos estadunidenses, y dijo que deben conocer cuáles son los derechos que les protegen ante posibles abusos de oficiales.

Una representante de la Unión Americana de Abogados de Inmigración, Tammy Lin, comentó que los jóvenes que ya se han acogido a DACA debieran renovar cuando tengan que hacerlo, y quienes todavía no solicitan integrarse a Acción Diferida podrían platicar con sus familiares para tomar una decisión, porque el programa tiene muchas ventajas.

Lin también instó a que las personas que decidan solicitar su registro en DACA busquen abogados de migración serios, aunque tengan que pagar un poco más, porque es una garantía de que no se van a cometer errores que podrían ser lamentables para los solicitantes.

Por su parte Nathan Fletcher platicó al foro acerca de los veteranos que, aunque en su mayoría fueron prometidos con la ciudadanía estadunidense, han sido deportados a 33 países, pero principalmente a México.

Fletcher dijo que es injusto que Estados Unidos no reconozca a quienes han estado y siguen estando dispuestos a dar su vida por defender al país que sienten suyo.

Un abogado especialista en casos de migrantes cuando ya han sido detenidos enfrentan procesos de deportación, Matt Holt, platicó que todos los inmigrantes debieran considerar ponerse en contacto con abogados preventivamente, por si acaso llegan a enfrentar situaciones difíciles.

El abogado platicó que los oficiales de ICE no se enfocan en detener a verdaderos criminales sino en realidad a arrestar a quienes pueden, por lo que los migrantes quedan expuestos.

Como ejemplo, dijo que si un migrante es infraccionado y el oficial que lo infracciona decide que necesita que lleguen agentes de migración a traducir lo que dice el multado, puede haber problemas, especialmente si los agentes de migración le dicen que tiene que firmar unos documentos.

“En una situación como esa, hay un resultado muy distinto entre firmar documentos o decir a los agentes, esperen, tengo que consultar con mi abogado por teléfono antes de firmar cualquier cosa”.

Manuel Ocaño