El Latino San Diego
6:16 p.m., 12/10/2017 | 72°

¡Lo deportan! por multas de hace 15 años, a uno de los mejores cafetaleros


Manuel Ocaño | 7/13/2017, 10:03 a.m.
¡Lo deportan! por multas de hace 15 años, a uno de los mejores cafetaleros
Andrés Magaña |

El gobierno de Estados Unidos deportó esta semana por dos multas de tránsito de hace más de 15 años a un cafetalero michoacano, Andrés Magaña Ortíz, quien en casi tres décadas se convirtió en el principal productor de café en Hawai.

Magaña Ortiz aceptó salir voluntariamente de Estados Unidos, al agotar recursos, incluso con el apoyo de un juez de la corte de apelaciones de San Francisco y de la delegación de congresistas federales de la isla, que pidió considerar a su esposa y tres hijos, todos estadunidenses.

“Me voy con bastante tristeza al dejar a mi familia, pero con el sentimiento de que al menos hice algo bueno con esos cafetales”, declaró Magaña al partir del aeropuerto de Hawai rumbo a California en escala intermedia.

Un juez de la corte de apelaciones, Stephen Reinhardt , opinó por escrito que la deportación de Magaña Ortíz es “inhumana”.

“La decisión del gobierno de remover a Andrés Magaña Ortiz muestra que Incluso los ‘buenos hombres’ no están seguros”, declaró Reinhardt, en referencio a la política migratoria del presidente Donald Trump, de que deportaría prioritariamente a los “malos hombres”.

Magaña Ortíz cruzó indocumentado la frontera con su madre hace más de 28 años y la acompañó a Hawai donde ella había conseguido empleo. Desde que llegó a la isla, a los 15 años de edad, encontró trabajo en unos cafetales.

Pronto adquirió un cafetal propio en Honaunau, en el distrito de Kona en Hawai, que se destacó como el más productivo y de mejor calidad en la región. Desde entonces permitió que el Departamento de Agricultura analizara en sus tierras cómo logró hacer florecer su cafetal.

En el 2011 el Departamento de Seguridad (HSD) le ordenó presentarse a las oficinas de migración por su condición migratoria. Tenía orden de deportación pro haber sido multado por conducir con aliento alcohólico en 1998 y en el año 2002.

Bajo la presidencia de Barack Obama, las autoridades le permitieron permanecer en la isla y reportarse anualmente mientras, por el matrimonio con una estadunidense y como padre de tres ciudadanos corregía su condición en el país.

Pero a fines del año pasado se le ordenó presentarse para deportación. Los abogados de Magaña apelaron primero ante una corte federal de migración en abril ante la Novena Corte de Apelaciones en San Francisco.

En mayo dos de tres jueces que revisaron el caso de Magaña Ortiz lamentaron que el cambio de política migratoria bajo la presidencia de Trump se impusiera en sus decisiones. El juez Reinhart fue quien escribió en su nombre y de su colega.

El magistrado criticó “la insistencia del gobierno en expulsar a un buen hombre del país en que ha vivido durante los últimos 28 años, de privar a sus hijos de su derecho a estar con su padre, a su esposa de su derecho a estar con su marido, y nuestro país de un hombre productivo y responsable en nuestra comunidad”.

Magaña Ortiz, “durante sus casi tres décadas aquí ha criado una familia y construido una vida exitosa. Todos sus hijos, las edades de 12, 14 y 20 años nacieron en este país y son ciudadanos estadounidenses, al igual que su esposa”, agregó.