El Latino San Diego
11:20 a.m., 8/18/2017 | 75°

Apoyarán a soldados deportados, congresistas latinos ofrecen respaldo a soldados estadounidenses expulsados a México


Manuel Ocaño | 6/8/2017, 12:18 p.m.
Apoyarán a soldados deportados, congresistas latinos ofrecen respaldo a soldados estadounidenses expulsados a México
El dirigente de soldados deportados Héctor Barajas abraza al conghresista Juan Vargas al llegar a Tijuana. Foto Manuel Ocaño |

Una delegación de la bancada latina en el congreso ofreció apoyo a los soldados estadunidenses que han sido deportados a México, mientras que el gobernador Jerry Brown hizo llegar perdones a algunos de esos veteranos.

La delegación de siete congresistas de los estados fronterizos con México –California, Arizona, Nuevo México y Texas—se comprometió con los veteranos en Tijuana a impulsar iniciativas en su apoyo y a pedir al presidente Donald Trump que considere permitirles regresar a Estados Unidos.

Dos de los congresistas ya presentaron propuestas de leyes para apoyar a los soldados deportados.

El congresista Raúl Grijalva, de Arizona, ha sido el primero en presentar una propuesta de ley para que los soldados deportados regresen.

“La propuesta tiene el apoyo de 60 congresistas de ambos partidos”, conversó Grijalva a El Latino, “va muy bien y no dudo que va a ser aprobada, lo que equivaldrá a hacer justicia a estos veteranos, que han dado tanto por nuestro país, concluso el soportar ser deportados”.

El congresista Juan Vargas, de San Diego, ha presentado tres iniciativas, para agilizar la residencia y naturalización de militares, para proporcionar servicios de salud a los deportados, y para informar a quienes se dan de alta en las fuerzas armadas sobre su derecho a solicitar la ciudadanía estadunidense.

Esta fue la primera vez que miembros del congreso cruzan la frontera para reunirse con los soldados deportados.

La delegación incluyó a Michelle Lujan, Joaquín Castro, Vicente González, Lou Correa, Juan Vargas, Nanette Díaz Barragán y Raúl Grijalva, todos demócratas.

Los congresistas se reunieron un momento en privado con los soldados y vieron un documental, posteriormente escucharon breves testimonios de cada uno de los militares.

Al encuentro asistieron la mayoría de los soldados que radican en Tijuana y por lo menos uno de ellos de Mexicali. Se quedaron sin participar otros militares de Tijuana y Rosarito.

El encuentro acudió también Nathan Fletcher, quien entregó perdones del gobernador Brown en documentos a tres de los militares deportados, entre ellos a Héctor Barajas, el director y fundador del “bunker”, el refugio para soldados deportados en las inmediaciones del tecnológico en Tijuana.

También acudió la asambleísta Lorena González, de San Diego, quien presentó una propuesta de ley para que el estado de California financie la asesoría y defensa legal de los soldados que han sido deportados desde California.

El congresista Lou Correa, del vecino condado de Orange, un veterano, declaró que “es una injusticia que estos hombres que han servido a nuestro país tengan que pagar doble por sus faltas”.

Dijo que primero fueron sancionados en Estados Unidos, algunos de ellos con sentencias de cárcel por sus errores, y luego fueron expulsados del país sin considerar que sirvieron a las fuerzas armadas.

Correa declaró que esa actitud hacia los soldados deportados va en contra de la promesa del Pentágono de “no dejar abandonado a ningún hombre” militar.

La directora de la Unión Americana de Libertades Civiles (Aclu) en San Diego, Norma Chávez, opinó que para el presidente Trump sería una oportunidad ideal permitir regresar a los veteranos deportados, pues el mandatario ha declarado su apoyo a los soldados que sirven al país.

Manuel Ocaño