A mi marido no le interesa nada de esto


Paz Financiera

Andrés Gutiérrez | 3/2/2017, 1:39 p.m.

Hola Andrés, yo quiero estar mejor económicamente y sé que lo podemos lograr, pero mi esposo no cree en nada y no me apoya. ¿Qué le digo? ¿Qué puedo hacer? Ojalá puedas ayudarme. Martha, New York, NY

Hola Martha,

Para atraer abejas, lo que mejor funciona es la miel. Puedes intentar atraerlas con vinagre mil veces y puede ser que se acerquen, pero no se quedan. Lo mismo hay que hacer para atraer a ese cónyuge que se niega y rechaza todo concepto o plática para mejorar su vida financiera. Es triste que alguien no quiera estar mejor financieramente si está en sus posibilidades. A unos, esto de las finanzas se nos da más fácil; pero otros, preferirían estar sentados en la silla del dentista que tocar este tema y peor aún con su cónyuge.

Primero que todo, tu matrimonio no es el único. La gran mayoría de los matrimonios somos polos opuestos; eso es lo complicado y la razón por la que tantos matrimonios terminan en divorcio. A propósito, el término legal en los decretos de divorcio se llama “diferencias irreconciliables”. En otras palabras, somos muy diferentes, y como nadie busca ayuda en esto, el matrimonio opta por separarse. Aunque no es fácil, vale la pena luchar por lo que vale la pena tener.

Empieza por tener una bonita plática con tu marido. Dile que quieres hablar de esto, pero sin discutir. Dile que te duele que trabajen tan duro para seguir igual. Cuando él te pregunte qué sugieres, dile “no sé, pero estoy aprendiendo que unos pequeños cambios en cómo manejamos el dinero podría darnos una estabilidad como nunca antes. Necesitamos platicar de las metas. ¿Te imaginas cómo sería nuestra vida si no tuviéramos deudas? ¿Te imaginas tener algo de ahorros para la próxima vez que tengamos una emergencia? ¿Te imaginas que tú y yo ya no discutamos por el dinero? ¿Te imaginas que tengamos dinero para lo que queramos en vez de siempre estar de cheque a cheque? Nos ha faltado dirección, pero realmente creo que podemos dar un giro a nuestra situación”. ¡Esa es la miel!

No hables del cómo sino del porqué debemos hacer esto. Este no es el momento para sacar el tarro de vinagre que es hablar de hacer un presupuesto, recortar gastos o quitarle un capricho que hasta ahora ha tenido. Deja que él llegue a la conclusión de que es necesario hacer estos cambios, pero primero tiene que querer estar mejor económicamente. Les recomiendo fuertemente que continúen aprendiendo de esto juntos; y, a propósito, el curso Paz Financiera explica este tema con detalle. No te rindas, porque vale la pena luchar por lo que vale la pena tener.

Andrés

Also of interest