El Latino San Diego
8:59 a.m., 11/23/2017 | 69°

Intolerancias Alimenticias


Tu Mejor Ser

Maru Davila | 3/9/2017, 11:14 a.m.

Por muchos años sufrí constantes síntomas de salud que se fueron agravando. Algunos ejemplos: migrañas, problemas digestivos, hinchazón, sinusitis recurrentes, infecciones vaginales, asma, dolor en articulaciones y depresión. Eventualmente tuve que tomar antibióticos y esteroides para aliviar algunos. Desgraciadamente, los problemas eran frecuentes y de igual forma los antibióticos. Ignoraba el daño que me estaba haciendo tanto medicamento y que mis males eran resultado de intolerancias alimenticias.

Cambiando los alimentos que comía pude darle la vuelta a mi salud, recuperar mi motivación y energía, perder esos kilos de más que estaba cargando y sentirme mejor que nunca.

Mucha gente no toma en serio las intolerancias alimenticias, creen que es moda o un problema que sufren unas cuantas gentes. La realidad es que son muy comunes y pueden causar problemas graves. Si se dejan desatendidas, los síntomas pueden convertirse en enfermedades crónicas como diabetes, artritis, dificultades de aprendizaje, depresión, colitis, intestino permeable y muchas otras.

Cuando el cuerpo no puede procesar completamente un alimento, el cuerpo no reconoce como “amigables” las partículas parcialmente digeridas. Las trata como “invasores” provocando inflamación y eventualmente causa una gran variedad de síntomas.

Los síntomas pueden ser inmediatos o pueden tomar varios días, por lo que en ocasiones es difícil identificar el alimento que las causó. Los síntomas no son graves ni ponen en peligro la vida como ciertas alergias. Algunos síntomas comunes son la secreción nasal, dolor de cabeza, rigidez o dolor de las articulaciones, disminución del enfoque, mayor irritabilidad, cansancio, falta de motivación, depresión, pérdida del cabello, dolor menstrual, incapacidad para perder peso y muchos otros. El problema es que muchos de estos síntomas son crónicos y frecuentemente son percibidos como incurables y atribuibles a alguna otra causa, no a la comida.

Con el tiempo, las intolerancias alimentarias causan inflamación de la capa intestinal, provocando el intestino permeable. En este caso, el alimento no digerido entra en la sangre provocando aún mayor inflamación y daño a otras células.

Las intolerancias más comunes son a los lácteos (cerca del 75% de la población tiene algún grado de intolerancia a lácteos). Con la edad, la mayoría de los adultos terminan con intolerancia a los lácteos ya que dejan de producir las enzimas necesarias para digerir estos productos. En muchas ocasiones tienen la intolerancia y no sufren de síntomas que puedan percibir. La intolerancia al gluten es también común (15% de las personas).

Las intolerancias son genéticas por lo que estudiar tus antecedentes es útil. Las intolerancias se agravan con la edad, apareciendo frecuentemente al aproximarse a los 40. Los síntomas también pueden aparecer después de situaciones con estrés excesivo.

La identificación de las intolerancias alimenticias se realiza a través de análisis de sangre o una dieta de desintoxicación y eliminación.

Maru es Fundadora de Flaca Forever®. Te ayuda a retomar el control de tu salud, tu peso y tu vida. Contáctala: info@flacaforever.com.

Also of interest