El Latino San Diego
3:05 a.m., 11/24/2017 | 65°

Trump ahora tampoco va a deportar campesinos


Manuel Ocaño | 5/18/2017, 10:29 a.m.
Trump ahora tampoco va a deportar campesinos

Pablo, un adolecente de Oaxaca que cosecha fresas en Carlsbad, tomó con alegría, pero con cautela, la noticia de que el presidente Donald Trump podría omitir las deportaciones de los campesinos indocumentados.

“O sea, sí, son buenas noticias, pero hay que ver si es cierto que lo cumple. Porque ya ve que desde el principio dijo que solos narcotraficantes y esas cosas. Yo creo que más bien es porque no encuentran quien les pisque”, o coseche, reflexionó.

Pablo ha trabajado esta temporada en promedio entre 12 y 16 horas por día. Aunque dice que ni su contratista ni su patrón le han reconocido su trabajo, para él es claro que su empresa no encontraría mano de obra si no fuera por los mexicanos inmigrantes.

“Es que aunque fuera un trabajo mejor pagado, es muy pesado. No todos quieren esforzarse” en la cosechas, dijo.

Desde enero los agroindustriales han advertido que deportar a trabajadores con la experiencia de Pablo puede poner en riesgo una de las industrias más importantes del país y encarecer las alimentos a niveles sin precedentes.

Por eso el presidente Donald Trump se comprometió con representantes de la agroindustria estadunidense a que los trabajadores del campo indocumentados no están entre las prioridades de deportación de su administración.

Es la segunda vez que Trump usa esos términos para expresar que no va a ordenar redadas ni deportaciones. Su administración también ha declarado que no están entre las prioridades de deportación los dreamers.

Los trabajadores agrícolas son en amplia mayoría mexicanos, y, de acuerdo con cálculos extraoficiales, la mitad de ellos son indocumentados.

Representantes de la industria agrícola estadunidense revelaron esta semana que el mandatario se reunió con ellos para escuchar preocupaciones sobre posibles deportaciones de campesinos el pasado 25 de abril, un día antes de que el mandatario diera marcha atrás a un plan de modificar el Tratado de Libre Comercio (TLC).

California, donde la agricultura e la principal actividad económica, la agricultura no se mecanizó, sino que se mexicanizó. De acuerdo con la oficina de Asistencia Legal Rural de California cerca del 97 por ciento de los campesinos son de origen mexicano y la mitad de ellos son indocumentados.

De acuerdo con uno el presidente de la Federación de Agricultores de Estados Unidos, Zippy Duvall, el presidente dijo a una mesa redonda de 14 de los principales agricultores del país que no planea crearles problemas para conseguir mano de obra, ni mediante redadas y deportaciones ni por reducción al número de visas temporales para campesinos.

En lo que va de la administración Trump no se ha informado de ninguna redada de trabajadores agrícolas.

Aunque el presidente giró una orden ejecutiva para visados a trabajadores extranjeros calificados, especialmente de alta tecnología, no se refirió ni a las visas H-2A para campesinos ni a las H-2B para trabajadores no agrícolas que también son contratados en el extranjero para venir a trabajar temporal y legalmente a Estados Unidos.

El año pasado el gobierno de Estados Unidos otorgó 130 mil visas para campesinos tipo H-2A para contratados en docenas de países pero muchos de ellos mexicanos con experiencia en cultivos y cosechas estadunidenses.

Según Duvall en entrevista en San Francisco, el presidente dijo a la mesa de agroindustriales que no cambiará las reglas ni disponibilidad de visas para trabajadores agrícolas extranjeros.

“El presidente nos aseguró que tendremos mucho acceso a los trabajadores que necesitemos”, dijo Duvall.

Tan solo en California la agricultura se traduce en más de 39 mil millones de dólares (39 billones, en términos en inglés)

La Casa Blanca, que no había informado sobre esa reunión con empresarios agrícolas, se limitó a calificar el encuentro de “muy productivo”, de acuerdo con versiones de Washington.

Manuel Ocaño