Agente cobraba con sexo y efectivo por dejar pasar indocumentados


Manuel Ocaño | 5/31/2017, 10:24 a.m.
Agente cobraba con sexo y efectivo por dejar pasar indocumentados
Fue detenido por la Fuerza de Tarea Contra la Corrupción Fronteriza, Foto de Manuel Ocaño |

La corte federal en San Diego sentenció a cinco años de prisión a un oficial aduanal fronterizo que dejaba pasar vehículos con indocumentados a cambio de favores sexuales y sobornos en efectivo.

El ahora exagente José Luis Cota permitía que un matrimonio pasara desde Tijuana por las puertas que cuidaba en turno en la garita de San Ysidro.

El mexicano Gilberto Aguilar coordinaba desde la calle en Tijuana el paso de vehículos que conducía su esposa, Miriam Juárez, para que la mujer usara antes de cruzar a California el carril hacia la puerta que cuidaba en turno Cota.

Luego que los indocumentados habían pasado y de terminado su turno, Cota recibía en su casa en Chula Vista a Juárez, quien entregaba al oficial una parte del dinero que cobraba a los indocumentados y también concedía favores sexuales al agente, con complacencia de su esposo.

Los tres fueron detenidos por un grupo interinstitucional conocido como Fuerza de Tarea contra la Corrupción Fronteriza.

La procuraduría federal informó que Cota acordó con el matrimonio de cómplices que ellos contactarían a potenciales indocumentados en Tijuana dispuestos a pagar hasta 15 mil dólares por cruzar a Estados Unidos en vehículo por la garita y sin riesgos de ser detenidos o de perder la vida al intentar cruzar por zonas hostiles.

El trío operó, de acuerdo con una investigación, de noviembre del 2015 a septiembre del 2016.

Al ser detenidos, primero el matrimonio se declaró culpable de los cargos de tráfico de indocumentados y Miriam Juárez también de sobornar a un oficial federal.

Luego Cota también se declaró culpable de permitir ingresar indocumentados y de recibir sobornos sexuales y en efectivo.

Cota dijo a la corte que dejó pasar unos diez indocumentados durante los diez meses que operó con el matrimonio detenido.

La corte calculó que el oficial recibió unos 63 mil dólares y le ordenó entregar esa cantidad al gobierno de Estados Unidos, como sanción complementaria a su sentencia.

Al declararse culpable, el agente redujo su sentencia de 20 a solo cinco años de prisión federal y tres años posteriores de libertad condicional.

Miriam Juárez enfrenta una sentencia mínima impositiva de cinco años y máxima de hasta diez años de cárcel pero deberá pagar una multa de un cuarto de millón de dólares.

Su esposo, Gilberto Aguilar, enfrenta una potencial condena mínima de tres años de prisión.

Los dos esposos serán sentenciados en el verano de este año. Ambos tienen 32 años de edad. El exagente Cota tiene 51 años.

Manuel Ocaño