La gira de la primera dama estadounidense


EFE | 5/31/2017, 12:15 p.m.
La gira de la primera dama estadounidense
La primera dama estadounidense, Melania Trump, visita el Ayuntamiento de Catania, como parte de la visita organizada a las parejas de los líderes del G7, en Catania, en el ámbito de la cumbre del G7 en Taormina (Italia) el 26 de mayo de 2017. EFE/Orietta Scardino |

Melania ha completado su primer viaje como esposa del presidente estadounidense. Nueve intensos días en los que ha visitado cinco países, ha conocido al papa Francisco, se ha rodeado de las parejas de los grandes mandatarios del mundo y se ha acercado a los niños enfermos. Además de lucir una gran variedad de estilos y modelos.

El primer viaje como esposa del presidente de los Estados Unidos de Melania Trump ha tenido numerosos momentos, un intenso periplo de nueve días por cinco países (Arabia Saudí, Israel, Italia, Vaticano y Bélgica) en los que ha mantenido una agenda paralela a la del mandatario estadounidense, Donald Trump.

La gira, que comenzó en Arabia Saudí y terminó en Sicilia, isla italiana donde se reunieron los mandatarios del G7, se salda con importantes anécdotas vividas por la señora Trump, una ocasión en la que ha conocido a destacadas personalidades, entre ellas el papa Francisco, con quien Melanie tuvo un encuentro muy cercano.

En la entrevista con el Pontífice, Francisco y Melania protagonizaron una de las anécdotas más divertidas del viaje de la pareja Trump: cuando el papa preguntó a Melania “si, le da de comer potizza” a su marido y todos creyeron entender que estaban hablando de “pizza”.

‘La Potizza’

En realidad, el religioso se refería a la “potizza”, un dulce esloveno que se prepara con una masa fermentada con levadura y se puede comer con diversos tipos de relleno, aunque el más habitual es con nueces, avellanas, semillas de amapola, queso y estragón.

“Sí, delicioso”, respondió al papa una sorprendida Melania, que después pidió al pontífice argentino que bendijese un rosario que tenía entre sus manos. A este encuentro también acudió Ivanka Trump, la hija del presidente, que ha acompañado a Melania en algunas de las actividades que ha realizado al margen de la agenda de Donald Trump.

Melania ha mantenido reuniones con mujeres trabajadoras, como la sostenida en Ryan (Arabia Saudí), ante las que habló de su ‘pasión’ por los niños.

En Roma, visitó el hospital pediátrico Bambino Ges˘, donde conversó con un grupo de entre 15 y 20 menores ingresados, se hizo fotos con ellos y pintó varios dibujos.

Los niños la recibieron con dibujos y pancartas de “Welcome” (“Bienvenida”) colgadas en las paredes, un gesto que Melania agradeció con una sonrisa.

“¿Cómo estáis?, ¿Todo bien?”, les preguntó Melania en italiano a los pequeños. “¿Qué estáis haciendo?”, añadió ya en inglés. Se sentó junto a ellos alrededor de una mesa para pintar una flor y dialogó con ellos en inglés, con ayuda de un traductor.

Antes de marcharse de la ludoteca del centro, firmó un libro y dejó un mensaje en inglés: “Great visiting you. Stay strong and positive. Much love” (“Gran visita. Sed fuertes y positivos. Mucho amor”), unas palabras que acompañó de una flor y de un corazón. Según la Casa Blanca, Melania escribió personalmente al papa para pedirle poder visitar ese hospital.

Otro momento destacado del viaje de la primera dama estadounidense se produjo en Jerusalén, acompañada por Sara Netanyahu, esposa del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.