El Latino San Diego
5:46 p.m., 11/22/2017 | 78°

Alcalde de Imperial Beach dice que enfermó por las aguas sucias que cruzan la frontera


Manuel Ocaño | 11/9/2017, 4:57 p.m.
Alcalde de Imperial Beach dice que enfermó por las aguas sucias que cruzan la frontera
Las Comisiones Internacionales de Límites y Aguas (CILA) procurarán establecer un mecanismo efectivo de avisos cuando ocurran derrames de aguas a través de la frontera. Foto de Manuel Ocaño. |

El alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina, aseguró en conferencia de prensa que enfermó al ingresar a la playa que estaba contaminada con aguas residuales de Tijuana sin que ninguna autoridad desde México le advirtiera que hubo un nuevo derrame transfronterizo.

Dedina dijo que solicitará una investigación ante la falta de avisos por parte de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), la institución que estría oficialmente encargada de alertar cundo hay derrames de aguas negras que contaminan las playas en la región y ponen en riesgo la salud tanto de californianos como de bajacalifornianos.

Esta vez el alcalde, molesto, informó que personalmente llamó por teléfono a la CESPT, donde le negaron que hubiera un nuevo derrame, aun cuando él personalmente y otras personas que entraron al mar enfermaron.

En comentarios, el alcalde criticó que “parece que las autoridades de Baja California que administran la agencia de alcantarillado, la CESPT, están más preocupadas por encubrir la contaminación que por proteger la salud pública”.

De acuerdo con el alcalde, durante dos días, el propio alcalde, un aficionado al surf, enfermó luego de entrar a las aguas en su ciudad, vecina de Playas de Tijuana.

“El alcalde es muy disciplinado y cada mañana va al mar a practicar, y es lógico que percibió el fuerte olor el jueves y el viernes”, dijo Fey Crevoshay, asistente de Dedina en Imperial Beach.

El alcalde dijo que llamó a la CESPT para preguntar y también a la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) de México, que no tenía ningún reporte.

El grupo ambientalista de Costa Salvaje de Playas de Tijuana tomó entonces muestras para realizar análisis y encontró altos índices de bacteria orgánica. Se trata del mismo tramo de playa solo dividido por la frontera.

Con visible molestia, el alcalde advirtió que “estamos solicitando una investigación del Departamento de Estado sobre este derrame de aguas residuales que tuvo un impacto significativo en la salud pública en Imperial Beach”.

Dedina dijo que se debe tomar como antecedente a este derrame el anterior de hasta 243 millones de galones de febrero pasado, del que las autoridades estatales de Baja California solo avisaron cuando había sido controlado y la contaminación alcanzaba las playas de Coronado.

También criticó que “las autoridades federales en México deben mejorar los esfuerzos para proporcionar información en tiempo real sobre derrames, para que podamos proteger la salud de los visitantes a las playas recreativas en ambos lados de la frontera”.

Luego de la conferencia de prensa, la CILA de Estados Unidos convocó a los gobiernos de Imperial Beach, Chula Vista y San Diego, así como al del condado, para acordar un mecanismo de alertas que sea efectivo para todas las ciudades que pudieran verse afectadas por derrames de agua sucia desde Tijuana.

Esas ciudades amenazaban con demandar a la CILA de Estados Unidos por no exigir que se avisara sobre los derrames de un lado a otro en la frontera.

Por su parte la oficina de la CESPT en Tijuana informó que sigue un protocolo en el que cuando hay algún derrame, lo informa a la CILA de México y ésta a su vez debe indicarlo a autoridades estadunidenses.

Foto