El Latino San Diego
10:48 a.m., 12/11/2017 | 73°

El ejemplo de Rocky


Michelle Salazar | 11/30/2017, 11 a.m.
El ejemplo de Rocky
Rocky Craig superó el reto del temible cáncer y continúa prestando sus servicios como voluntario. Foto: Hospital Sharp Grossmont. |

SAN DIEGO.- Rocky Craig es un beisbolista retirado de las Grandes Ligas. Hace tres años decidió ayudar a sus semejantes como socorrista de un hospital. Jamás se imaginó que poco después se convertiría en un paciente más.

Diagnosticado con cáncer de próstata y pulmón mientras se desempeñaba como chofer voluntario del hospital Sharp Grossmont, Rocky vio cómo de pronto se le venía el mundo encima.

“Fue un shock terrible recibir la noticia, experimenté muchos meses muy pesados pero nunca perdí el ánimo, en parte porque quería que los demás pacientes me vieran fuerte”, expresó en entrevista para El Latino. Gracias a un procedimiento médico eficaz, los tiempos difíciles de Rocky son cosa del pasado. Libre del terrible mal, considera que su vida es ahora “un regalo de tiempo”.

Durante 38 días, Rocky se sentaba junto a otros pacientes a esperar su turno para recibir tratamiento de quimioterapia.

Eran tiempos de profunda reflexión. Jamás había fumado y como deportista los ejercicios físicos eran parte de su rutina, por ello, al principio le resultaba increíble aceptar que padeciera algún tipo de cáncer. La lucha de Rocky contra el cáncer ha sido dura pero la califica como una enseñaza para valorar mejor lo que ha logrado a lo largo de su carrera así como el apoyo y el cariño de su familia.

La enfermedad le ayudó también a integrarse mejor al hospital donde ofrece voluntariamente sus servicios. Le emociona convivir con el personal y siente un afecto especial y una profunda solidaridad con otros pacientes que, como él, deben transitar el agobiante camino de la recuperación de la salud.

Al acudir una vez por semana al hospital y encontrarse con las personas convalecientes, Rocky los estimula a seguir luchando contra sus padecimientos.

“Mis hijos piensan que mi labor es como un trabajo, pero para mí representa una gran alegría poder convivir con esa gente”, expresa.

Una vez superado el reto, el expelotero decidió continuar con su servicio social a sabiendas de que su actitud positiva le serviría de ejemplo a otros enfermos.

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com