El Latino San Diego
7:00 p.m., 10/16/2017 | 84°

Consterna deportación, frustran deseo de mexicano que deseaba seguir trabajando en EU, para mantener a su familia


Manuel Ocaño | 10/5/2017, 10:55 a.m.
Consterna deportación, frustran deseo de mexicano que deseaba seguir trabajando en EU, para mantener a su familia
Gastón Cácerez fue deportado por haber salido del país a visitar a su familia en México durante una emergencia. |

Lo citaron en las oficinas de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en San Diego, donde sorpresivamente le pusieron las esposas, lo subieron a un vehículo sin distintivos oficiales y de inmediato lo llevaron a San Ysidro, de donde lo echaron a Tijuana, una ciudad prácticamente desconocida.

Toda su deportación tomó menos de una hora, según recordó. No le permitieron hablar con sus abogados ni despedirse de su esposa e hijos. Fuera de las oficinas del ICE le esperaban docenas de personas que lo apoyaban y quienes solo se enteraron cuando ya había sido expulsado del país.

En Tijuana trataba de encontrar sosiego pero el llanto lo interrumpía.

“Pienso que voy a quedarme aquí, aunque no conozco casi a nadie, pero al menos sigo cerca de mi familia”, dijo a El Latino el seños Gastón Cácerez, deportado después de vivir en San Diego más de 27 años.

Los motivos de su deportación fueron menores durante la presidencia de Barack Obama pero ya se consideraron imperdonables en la era de Donald Trump.

Es padre de dos ciudadanos estadunidenses de 15 y 17 años y esposo de una ciudadana estadunidense. El menor de sus hijos padece de autismo y podía permanecer en San Diego con un permiso humanitario renovable, para que pudiera apoyar a su familia, especialmente a su hijo menor, quien padece de autismo.

Pero en 1998 el inmigrante fue a visitar a su familias en México debido a una emergencia y con eso violó el permiso humanitario, lo que a la larga le costó la deportación.

Aún con esa violación, durante la presidencia de Obama Cácerez consiguió con ayuda de abogados permanecer en el país.

Pero eso cambió este año bajo la presidencia de Donald Trump. El ICE le advirtió que sería deportado.

Al recibir el aviso, Gastón Cácerez, de 45 años, de inmediato se movilizó. Habló son sus abogados y en la comunidad iniciaron una campaña para reunir firmas de ciudadanos estadunidenses que lo apoyaron para quedarse en el país.

La semana pasada, una de sus abogados, Nicole León, entró sola a representarlo a las oficinas del ICE y entregó una lista con 45 mil firmas de estadunidenses que le brindaban su apoyo.

Pero al salir de la entrevista con el ICE la abogada no tuvo más qué decir, con su silencio anunció la decisión de las autoridades.

A pesar de que en San Luis Potosí fue un minero forjado con el pico y la pala capaz de resistir jornadas de prolongados esfuerzos con carácter decisivo, en San Diego rompió en llanto al saber lo que le esperaba.

Fueron entonces abrazos, frases de apoyo, de darle ánimos. Los medios comenzaron a buscarlo para dar a conocer su historia, lo que podría contar en su favor en una siguiente entrevista con las autoridades.

Pero no fue así. Al presentarse lo estaban esperando para deportarlo casi inmediatamente.

La portavoz del ICE en San Diego, Lauren Mack, informó que aunque la prioridad para deportación son las personas peligrosas para la sociedad, son deportadas todas las personas que violen leyes de migración.

Gastón Cácerez está por ahora en casa de familiares de su esposa en Tijuana desde donde sale a buscar trabajo todas las mañanas.

Dijo que conserva la esperanza de que algún día pueda regresar a San Diego a vivir legalmente con su familia.

Manuel Ocaño