El Latino San Diego
6:51 p.m., 10/16/2017 | 84°

Firma California ley que le convierte en estado santuario


Manuel Ocaño | 10/5/2017, 4:18 p.m.
Firma California ley que le convierte en estado santuario

El gobernador Jerry Brown firmó este 5 de octubre la ley que convierte a California en el primer estado santuario en el país.

Brown informó en declaración escrita que firmó la ley para proteger a numerosas familias trabajadoras que viven con temor diariamente.

“Estos son tiempos de incertidumbre para los residentes indocumentados y sus familias, y este proyecto de ley establece un equilibrio que protegerá la seguridad pública, mientras que trae una cierto alivio a las familias que ahora viven con miedo todos los días”, dijo el gobernador.

La ley va a entrar en vigor el primero de enero del 2018. Mientras tanto se traduce en el mayor reto a la política migratoria del presidente Donald Trump.

En el condado de San Diego la ley va a proteger a entre 170 mil y 250 mil indocumentados o inmigrantes inautorizados, según distintos conteos.

Uno de los principales cambios con la ley Acta de los Valores de California o SB54 del senador Kevin de León es que la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) encargada de realizar redadas y detenciones de migrantes ya no va a tener oficinas dentro de las cárceles en el condado de San Diego.

Esas oficinas han sido hasta ahora la principal causa de deportaciones de migrantes por faltas tan comunes como conducir sin licencia u otras infracciones de tránsito.

Las autoridades en el condado únicamente van a informar a las federales de migración cuando vayan a salir libres presos indocumentados que han cometido delitos violentos o tengan antecedentes criminales serios.

El autor de la ley, senador De León, declaró que “las autoridades locales en California no pueden hacer pedazos las familias, ni socavar nuestra seguridad y causar estragos en nuestra economía”, como ha sucedido con las deportaciones.

También elogió que la ley impedirá detenciones “en escuelas públicas, hospitales y tribunales, donde todos los residentes de California deben sentirse seguros, sin importar su estatus migratorio”.

La ley se comenzó a nombrar coloquialmente como la ley de “resistencia a la Casa Blanca”.