El Latino San Diego
7:00 p.m., 10/16/2017 | 84°

Víctima inocente de la Masacre de Las Vegas, Jennifer Irvine, respetada abogada de San Diego


Horacio Renteria | 10/5/2017, 11:07 a.m.
Víctima inocente de la Masacre de Las Vegas, Jennifer Irvine, respetada abogada de San Diego
Sus amigos (as) describieron a la abogada Jennifer Irvine como una persona amable y generosa. Foto-Cortesía. |

SAN DIEGO.- El nombre de Jennifer Irvine apareció en la lista inicial de las personas fallecidas tras las ráfagas hecha por un hombre, que ahora se sabe se llamaba Stephen Paddock y que dejó más de 58 personas muertas y más de 500 heridos, disparando desde una posición privilegiada (el piso 32) de la Torre del hotel Mandalay Bay Resort and Casino, en Las Vegas, Nevada.

Luego se sabría se trataba de una Abogada egresada de California Western School Law y quien tenía un bufete jurídico, y se especializaba en defensa familiar y criminal, en la calle sexta (600 B St., Suite 2210) en el centro de la ciudad de San Diego.

Jennifer como miles de personas habrían acudido la noche del domingo 1 de octubre al concierto llamado “The Route 91 Harvest Festival” (El Festival de la Cosecha Ruta 91), que se realizaba a escasos 300 metros del hotel y casino, donde apareció el francotirador para llevar a cabo el fatal evento, cuando el reloj marcaba 10:08 p.m.

Tragedia inesperada

Pero su hermano, Jason Irvine, se resiste a aceptarlo y como es natural en estos casos, inconscientemente acude a la negación de la realidad,: “Los amigos podrían haberla identificado, pero la familia no. Todavía no he sido llamado por nadie de autoridad en las Vegas. Los medios de comunicación no saben de qué están hablando. Soy su única familia. ¡No la he visto!. ¡No creas en los medios!”.

Jennifer como miles de personas acudieron la noche del domingo 1 de octubre al concierto llamado “The Route 91 Harvest Festival” (El Festival de la Cosecha Ruta 91), que se realizaba a escasos 300 metros del hotel y casino, donde apareció el francotirador para llevar a cabo el fatal evento, cuando el reloj marcaba 10:08 p.m.

De acuerdo con testigos, de pronto se escucharon ruidos que, en principio, muchos asistentes confundieron con fallas del sonido. Pero ante sus ojos, revelaron, la muestra inequívoca de que algo grave estaba ocurriendo es que el cantante de música ‘Country’, Jason Aldean, salió rápidamente del templete donde se encontraba.

En ese momento la multitud se habría dado cuenta de lo que ocurría.

Alguien disparaba de manera indiscriminada de alguno de los pisos más elevados del hotel Mandalay Bay and Ressort. Luego se sabría que los disparos se hicieron desde el piso 32 de la torre, a una distancia aproximada de 300 metros (de arriba hacia abajo), donde se encontraba la multitud que presenciaba el concierto.

Testigos dijeron que la balacera se mantuvo por más de 10 hasta 15 minutos. En la multitud, la mayoría habría corrido despavorida empujándose y pisándose unos a otros, ante el desconcierto, pero el predio donde se realizaba el concierto, se encontraba rodeado por un cerco de alambre.

En ese tiempo se habría consumado la mayor masacre masiva humana en la historia de Estados Unidos.

Pero, como es natural y como una primera respuesta de autodefensa en este tipo de tragedias inesperadas, el hermano de Jenniffer, Jason Irvine se resiste a creer en el hecho, como se observa en el mensaje publicado en su cuenta de Facebook: