Comunidad defiende el Parque Chicano ante amenazas supremacista


Manuel Ocaño | 9/7/2017, 9:55 a.m.
Comunidad defiende el Parque Chicano ante amenazas supremacista
La comunidad de Barrio Logan protegió el Parque Chicano. Foto de Manuel Ocaño |

Más de 500 personas se reunieron en el Parque Chicano este fin de semana para impedir que un grupo de supremacistas blancos atentara contra los murales y la estatua del general Emiliano Zapata.

La manifestación en apoyo al parque reunió a docenas de grupos de San Diego dispuestos a defender al parque.

El grupo supremacista había anunciado en redes sociales que planeaba atentar contra los murales en respuesta a enfrentamientos que se han registrado en el país al retirar monumentos confederados, que honran a personajes esclavistas.

Solo cinco supremacistas se presentaron en lo que llamaron un “picknic nacionalista” y comenzaron a transmitir en vivo críticas a murales del parque. Llegaron con pizas y sodas.

Docenas de contra manifestantes tomaron esa intromisión al parque como una provocación.

Durante más de 15 minutos los supremacista estuvieron resguardados por docenas de oficiales de la policía de San Diego, hasta que fueron escoltados para abandonar el las inmediaciones del parque.

No se reportaron detenidos ni incidentes. La propia jefa de policía de San Diego, Shelley Zimmerman, se presentó al parque a supervisar a los oficiales.

Luego del incidente, la mayoría de los medios de comunicación en San Diego se refirió a “ambas partes”, cuando en realidad los supremacistas habían provocado desde antes en redes sociales y solo se atrevieran a llegar cuatro personas, mientras en contra había centenares.

De hecho, varias televisoras concedieron más tiempo y espacio a lo que los que se identificaron como simpatizantes del presidente Donald Trump tuvieran que decir que a lo que declararon decenas de dirigentes de San Diego.

El dirigente Christian Ramírez explicó que “saben que el Parque Chicano es tierra sagrada para la comunidad y ante el rumor de que grupos fascistas iban a estar aquí en el parque con intención de dañar los murales, la respuesta de la comunidad de Barrio Logan no se dejó esperar”.

Advirtió que San Diego es uno de los condados donde hay más grupos supremacistas blancos en el estado de California.

Dijo que aunque son grupos que están fraccionados, hemos visto en el pasado como se han organizado y han llamado a agredir a la comunidad latina.

Por su parte la dirigente Adriana Jasso, de Unión del Barrio, informó que miembros del pequeño grupo que llegó al parque se identifican como de extrema derecha y han hecho llamados a enfrentamientos.

Lori Saldaña, la ex aspirante a la alcaldía, divulgó en redes por su parte una fotografía de uno de los cuatro que acudieron la parque, cuando fue fichado por la policía de Berkeley hace un mes por protagonizar disturbios y enfrentamientos.

En el parque la organización de los Boinas Café criticó la protección que la policía brindó a quienes habían provocado.

También criticaron que la policía tuvo que movilizar cerca de un centenar de oficiales para proteger a cuatro sujetos provocadores.

Manuel Ocaño