ICE libera a mujer embarazada; inmigrante mexicana enfrentaba posible deportación en San Diego


Manuel Ocaño | 9/20/2017, 10:04 a.m.
ICE libera a mujer embarazada; inmigrante mexicana enfrentaba posible deportación en San Diego
María Solís, madre de tres niñas pequeñas y embarazada, fue liberada luego de mes y medio en el centro de detenciones donde querían que firmara su salida voluntaria. |

Una inmigrante mexicana embarazada que había sido detenida desde el 1 de agosto, fue liberada esta semana en San Diego donde enfrentaba una potencial deportación.

María Solís Jasso, quien además es madre de tres niñas menores, salió del centro de detenciones en Otay Mesa, California, para reunirse con su familia.

El ICE había dado a la inmigrante la opción de firmar salida voluntaria, es decir auto deportarse, con lo que pondría a salvo su embarazo.

La abogada Leah Chavarría informó a El Mexicano que el ICE proporcionaba a la madre atención médica pero no la adecuada para su embarazo, con lo que la presionaba para que firmara su salida.

Chavarría dijo que la señora Solís salió libre porque tiene en trámite una visa tipo U, que el gobierno de Estados Unidos concede a víctimas de violencia conyugal cuando son indocumentadas.

Ese visado permite permanecer legalmente en el país, con una condición migratoria similar a la que tienen los refugiados.

“El Departamento de Seguridad Nacional (HSD) ha tomado una decisión discrecional para liberar a María mientras espera de la decisión de su solicitud de visa U presentada en agosto”, explicó la abogada.

Aunque la señora Solís ahora tiene otra pareja, la petición de visa U es válida pro una anterior relación. Las autoridades consideran que es riesgo enviarla a México donde se encuentra su anterior pareja.

La señora fue detenida en su casa en Oceanside por oficiales del Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que la buscaban como indocumentada reincidente, por regresar a Estados Unidos después de haber sido deportada hace diez años.

Se había enterado días antes que estaba embarazada. De acuerdo con la abogada y con la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), el ICE violó procedimientos al encerrar a la mujer sin considerar su embarazo.

La liberación de la mexicana se presentó un día después de que la Aclu envió una carta al ICE para responsabilizarlo por lo que pudiera ocurrir al embarzo.

“Nos satisface que haya sido liberada pero esa detención nunca debió de ocurrir. Ahora pedimos al ICE transparencia en cualquier otro caso que involuce a alguna detenida que esté emmarazada”, dijo la directora de la Aclu para la frontera de California, Norma Chávez Thompson.

Mientras que la ACLU y un grupo de madres de familia de Oceanside advirtieron al ICE sobre potenciales consecuencias por el estrés de mantener detenida a la mujer embarazada, el ICE informó que dejaría el caso en manos de un juez de migración dentro del mismo centro de detenciones.

En una carta que la ACLU envió al secretario de Seguridad Interior, del que depende el ICE, la organización advirtió que las condiciones de detención producían a la señora Solís “presiones emocionales y físicas que generan estrés innecesario y trauma, que puede causar complicaciones durante el embarazo”.

Señaló que “entre otros problemas, los altos niveles de estrés prenatal pueden aumentar el riesgo de muerte fetal o causar trastornos cerebrales”.

La organización reiteró que es “debido a estas preocupaciones, que existe un creciente consenso en que se debe evitar la detención de mujeres embarazadas”.

Manuel Ocaño