¡Lo logró! Héctor Barajas-Varela se convirtió en el primer veterano deportado en lograr la Ciudadanía


Servicios El Latino editor@ellatino.net | 4/5/2018, 11:48 a.m.
¡Lo logró! Héctor Barajas-Varela se convirtió en el primer  veterano deportado en lograr la Ciudadanía
No pudo contener su emoción y arrancó en llanto de felicidad. A su lado, el ex asambleísta y candidato a Supervisor del Condado de San Diego, Nathan Fletcher. Foto-Cortesía. |

TIJUANA.- Héctor Barajas-Varela rompió en llanto cuando el candidato a Supervisor, Nathan Fletcher, le mostró un documento de acreditación como nuevo Ciudadano.

¿Pero quién es este soldado deportado, que se ha convertido en el primero en lograr la ciudadanía?

Aunque nació en Zacatecas, México, vivió en los Estados Unidos desde que tenía 7 año y se crió en la ciudad de Compton, California.

Desde muy joven, a la edad de 17 años, formó parte de las fuerzas armadas de Estados Unidos, pero para poder ser aceptado en el ejército, por ser un menor de edad, tuvo que pedir las firmas de aval a sus padres, además de que tuvo que esperar a cumplir los 18 para iniciar su entrenamiento.

Se integra a la fuerza aérea

A partir de ahí, se integraría en la fuerza aérea, Vuelo 82, del que formaría parte de 1995 a 2001.

Después de una gloriosa participación en las fuerzas armadas estadounidenses, en las que este hombre que recuerda cuando a bordo de paracaídas saltaba de los aviones, llegaron los momentos más oscuros y dolorosos de su vida.

Luego de que Barajas se retirara, con condecoraciones, del ejército como un Especialista E4, comenzaron sus problemas con la justicia, al enfrentarse a problemas de adicción a las drogas y con la ley.

Por ello, fue encarcelado y se mantuvo en prisión por tres años y sería deportado, por la frontera de Nogales, Sonora, en 2004.

Al principio, no se adaptó

Barajas Varela, sin embargo, no contaba entonces con ningún familiar ni conocido en México y al no poder adaptarse a la nueva forma de vida, 6 meses después regresaría en forma ilegal a Estados Unidos con el riesgo de que las autoridades de inmigración lo castigaran de por vida.

Sería seis años después, en 2010, que autoridades de inmigración lo deportaron de nuevo, pero ahora sería “de por vida”.

No obstante, el espíritu guerrero y de lucha de este veterano deportado no era fácil de vencer ni de que sucumbiera ante las adversidades de la vida.

Disciplina y convicción personal

Y es que apoyado en su disciplina y convicción personal, posiblemente adquiridas en el campo de batalla, Héctor vivió en una colonia en la que residen familias de condición económica humilde, y aunque no lo crea, nunca perdió la esperanza de regresar al país por la puerta grande.

Sus cotidianas visitas al popular Parque de la Amistad (localizado a escasa distancia de la Garita de la Mesa de Otay), donde se reunía con un grupo de amigos en el Monumento del Límite Fronterizo 258, era en realidad, y quizás sin saberlo, un reorganizarse para planear su regreso.

Así, con continuas conferencias de prensa, manifestaciones y expresiones públicas diversas y apoyado en la iniciativa promovida por el congresista Juan Vargas, Barajas Varela haría realidad un largo sueño acariciado: regresar a Estados Unidos y obtener la ciudadanía.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com