Eleva tus glúteos, desde la alimentación a los masajes, descubre los aliados que pueden ayudarte a mejorar esta zona de tu cuerpo


Michelle Salazar | 4/12/2018, 10:16 a.m.
Eleva tus glúteos, desde la alimentación a los masajes, descubre los aliados que pueden ayudarte a mejorar esta zona de tu cuerpo
La zona de los glúteos se beneficia, y mucho, de la práctica de ejercicios específicos para esta zona. Foto: enformaconsalud.com. |

SAN DIEGO.- ¿Sabías que los glúteos son los músculos más grandes de nuestro cuerpo?

A continuación te ofrecemos un plan de acción de Hola.com para ayudarte a levantar los glúteos de cara a los meses de verano, cuando se convierten en protagonistas al llegar los días de sol y el tiempo de ir a la playa.

Y es que estamos ante una de las zonas que más preocupa a muchas mujeres, pues tiene mucha tendencia a acumular grasa.

A partir de los 36 años y en adelante, el problema estético más frecuente es la flacidez, los glúteos se caen, pierden tono muscular y elasticidad en la piel, así que debes incluir en tu rutina estos hábitos para ayudar a que tus glúteos se mantengan firmes.

  1. El deporte, tu gran aliado. La zona de los glúteos se beneficia, y mucho, de la práctica de ejercicios específicos para esta zona. Si no las has incluido aún en tu entrenamiento, tienes que empezar a tener muy en cuenta las sentadillas -posiblemente el ejercicio ‘rey’ para combatir este problema-, zancadas y patadas posteriores de glúteo; cuestan, pero son lo más efectivo. Con 3 series diarias de 30 cada una, sería perfecto… Pero hay que recordar ser constante para notar los resultados.

  2. Un plus de hidratación. “Uno de los principales enemigos de esta zona es la celulitis. Para tenerla bajo control, es importante llevar una correcta hidratación a base de agua e infusiones, con el objetivo de que la piel se vea hidratada y tersa. Elimina de tu dieta las bebidas azucaradas, refrescos o el alcohol, que no harán nada más que empeorarlo. Cuando bebas tés, infusiones o cafés, no añadas azúcar a estas bebidas y reduce o elimina también cualquier tipo de edulcorante. Mejor el líquido al natural. Si quieres, puedes saborizar el agua con limón, frutas, especias... para darle un gusto y un frescor diferente.

  3. Di sí a las proteínas. Es importante optar por una alimentación que ayude a mantener nuestra firmeza a nivel global en el cuerpo, que debe tener gran presencia de las proteínas en todas las comidas del día, que son las que van a hacer que se fortalezca el tejido del músculo. Paloma Cerrato, especialista en Nutrición, opina que “debemos priorizar proteínas vegetales como las legumbres, el tofu o los frutos secos. Y respecto a las proteínas animales, deberemos priorizar los huevos, después el pescado, marisco o crustáceos y por último la carne. Es importante incorporar grasas de calidad como los frutos secos, pipas y semillas, aguacate, aceite de oliva virgen o pescado azul. Olvídate de los productos procesados, light, zero… muchas veces eliminas grasa pero añaden azúcar”.

  4. Plantearse un reto. También hay que cambiar, en la medida de lo posible, nuestro estilo de vida: olvidarnos de los ascensores y subir las escaleras -uno de los mejores hábitos para trabajar esta zona-, si tenemos tiempo, intentar caminar en vez de coger el automóvil, levantarnos al menos una vez cada hora durante la jornada laboral para andar unos minutos.

  5. Ejercicio ‘a todas horas’. El doctor Diego Tomás Ivancich, especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, nos explica que se deben contraer los glúteos siempre que se pueda. Sentada en la oficina, en los semáforos, atascos…etc. Cualquier excusa es buena para fortalecer y tonificar esta zona.

  6. Caminar a diario. Pronto llegará el buen tiempo y ya no hay excusa que valga. Está comprobado que caminar, al menos, 30 minutos diarios reduce el volumen de grasa acumulado en esa zona tan problemática para muchas mujeres.

  7. No abuses de prendas demasiado ajustadas. Decíamos que uno de sus principales problemas es la celulitis. Por eso, has de intentar evitar los pantalones ajustados, uno de los mayores enemigos de la piel de naranja, porque no dejan respirar a la piel y la aprietan, dejando un rastro muy difícil de eliminar después. Por ello, ropa más suelta y adaptada al cuerpo es la mejor opción.

  8. Ducha y masajes. Esta zona también se aprovecha de los beneficios de la ducha y contrastes de temperatura frío-calor, pues ayudan a reducir la hinchazón, tanto en las piernas como en la zona de los glúteos. Además, es importante movilizar la zona a diario con masajes e hidratación (movimientos circulares y siempre hacia arriba).

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com