Costosa adicción, el mercado laboral está siendo impactado fuertemente por el consumo inmoderado de analgésicos


Michelle Salazar | 1/11/2018, 12:57 p.m.
Costosa adicción, el mercado laboral está siendo impactado fuertemente por el consumo inmoderado de analgésicos
La crisis ocasionada por el consumo inmoderado de analgésicos narcóticos golpea al mercado laboral. Foto: Prensa Hispana. |

SAN DIEGO.- Además de las 60 mil muertes anuales por sobredosis, la adicción a los opiáceos le cuesta al país 500 mil millones de dólares por concepto de gastos médicos y horas improductivas.

Los opiáceos son analgésicos narcóticos que imitan la actividad de las endorfinas, que son sustancias que produce el cuerpo para controlar el dolor.

Algunos de los analgésicos narcóticos más conocidos son: Codeína, Fentanilo disponible en parche, Hidrocona, Hidromorfona, Meperdina, Morfina, Oxicodona y Tramadol.

Por su nombre comercial: MS Contin, Avinza, Kadian, Roxanol, Dolophine, Opana, Numorpah HCI, Dilaudid, Levo-Dromoran, OxyContin, OxyIR o Roxicodone, Demerol, Duragesic, Actiq o Fentora.

De acuerdo a la organización Breastcancer, algunos analgésicos narcóticos combinan opiáceos con Aspirina, Paracetamol o Ibuprofeno. Entre los ejemplos se incluyen: Percodan, Percocet y Roxicet, Vicodin, Lorcet y Lortab.

Explica el organismo que los opiáceos se usan para aliviar el dolor agudo relacionado con la cirugía y otras intervenciones médicas, así como para contrarrestar el dolor persistente (crónico) y el dolor súbito de moderado a intenso.

El problema de las adicciones radica en que muchas personas consumen opiáceos de manera innecesaria, por la pura sensación placentera que producen.

Las consecuencias son terribles. De acuerdo a un estudio realizado el año antepasado el estadounidense medio vive menos que la población de otros países ricos, dada la epidemia de opiáceos.

Ante tales excesos las autoridades han debido declarar emergencia sanitaria.

Informes recabados por el periódico global El País, señalan que la Casa Blanca calcula los efectos económicos en 500 mil millones de dólares anuales debido a los gastos médicos pero también a las horas laborales desperdiciadas.

El ex presidente del Consejo Económico, Alan Krueger, dijo que casi la mitad de los hombres que no pertenecían a la población activa ingerían medicamentos para el dolor diario.

Lo anterior dio a paso a que el centro de investigación Brookings estableciera la penosa relación entre los opiáceos y la actividad laboral.

El Departamento de Salud había calculado ya en 2015 que unos 142 estadounidenses morían diariamente por sobredosis de analgésicos narcóticos, pero desde ese entonces la cantidad ha ido en aumento.

Opiáceos sintéticos como el Fentanilo afectan a algunas empresas durante el proceso de reclutamiento de trabajadores. El dueño de una corporación en Ohio contó a la cadena televisiva CNBC que de los 49 empleados que tenía, 15 eran exadictos.

De acuerdo a las estadísticas, el problema de adicción a los opiáceos golpea más a la población anglosajona que a la latina o afroamericana.

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com