El Latino San Diego
10:36 a.m., 5/24/2018 | 62°

Cumplió una década de existencia, el Hospital de Salud Mental de Tijuana; entra en una fase de consolidación


Horacio Renteria | 5/3/2018, 10:12 a.m.
Cumplió una década de existencia, el Hospital de Salud Mental de Tijuana; entra en una fase de consolidación
Su director general, Rogelio Carramza Terán, primero de izquierda a derecha, reconoció la labor del personal que ha sido factor clave en el éxito del Hospital de Salud Mental. Foto-Cortesía. |

TIJUANA.- Transcurridos sus primeros diez años de existencia, la directiva y el personal del Hospital de Salud Mental de Tijuana se prepara para entrar a su segunda fase, una vez que ya se han consolidado las áreas de consulta externa y de hospitalización y urgencias, informó su director general, Rogelio Carranza Terán.

Entrevistado momentos antes de iniciar una ceremonia de reconocimiento y agradecimiento al personal (médico y administrativo) del hospital, denominada “Desayuno, Conferencia y Exposición de Arte, en el marco de su 10mo. Aniversario, anticipó que en la segunda etapa se saldrá a la comunidad “a hacer trabajo de prevención”, a las escuelas y empresas.

Al preguntarle si tiene el Hospital de Salud Mental de Tijuana un plan específico para los migrantes, respondió: “Definitivamente; de hecho en los últimos cinco años revisamos nuestros registros y prácticamente hemos subsidiado a personas por más de 1 millón de pesos, en ofrecerles servicios”.

Indicó acerca de estos migrantes “nos los llevan del Instituto Nacional de Migración (INAMI) o referenciados por el DIF (Sistema Integral de la Familia), por parte de autoridades municipales y algunos de ellos llegan solos”.

El fenómeno migrante

Carranza Terán afirmó que “en esta región hay una problemática muy marcada en el tema de los migrantes, tanto como los que apenas van a Estados Unidos, como los que deportan y los que se quedan”.

El director del Hospital de Salud Mental de Tijuana reconoció que “ellos (los migrantes) traen una problemática, es gente buena que va a trabajar, buscando una oportunidad de vida. Al migrar de sus hogares, están dejando sus familias y una vida detrás en los pueblos, en sus ciudades en el interior del país y eso, por si solo, ya causa un problema o algún tipo de trastorno”.

El entrevistado enumeró que “empiezan a tener problemas de depresión, de ansiedad, y todo ese tipo de condiciones que tienen que ser tratados, máxime cuando aquellos migrantes que son deportados, ya tenían una vida hecha y estable en Estados Unidos y que del día a la mañana le dicen: Sabes que te vamos a separar de tu familia, vas a perder tu trabajo; imagínate el trauma, la presión que representa eso”.

Y concluyó que toda persona que pase por estas condiciones que afectan la salud mental y que tienen que ser tratadas, los tenemos que apoyar; sobre todo, tienen que recibir algún tratamiento indicado por los médicos, para que puedan salir adelante”.

“Son momentos de duelo, que tienen que superar y los terapeutas, los psiquiatras y los psicólogos (profesionales interdisciplinarios con los que cuenta el Hospital), ayudan a estas personas”, dijo el directivo.

Al preguntarle qué porcentaje de las personas atendidas en este hospital local, localizado en La Mesa de Otay, representaría estos migrantes, afirmó: “Desgraciadamente los que traen un problema de salud mental no llegan, en general, por el estigma que existe, porque pensamos que es algo que no nos va a pasar a nosotros, que es una enfermedad que culturalmente se trata de ocultar”.

“Y no, es algo muy normal, pues uno de cada cinco personas”, continuó, “ vamos a padecer alguna condición de esta índole en alguna etapa de nuestra vida”.