El Representante de la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos y Presidente del Comité Judicial Lamar Smith (R-TX) presentó una propuesta de ley que obligaría a todo negocio a verificar los documentos de trabajo de todo empleado usando el programa conocido como E-Verify. 

Si es aprobada, esta medida resultaría en peores ganancias para los negocios, despidos masivos de inmigrantes, y no resolvería el problema de la inmigración no autorizada. 

Esta consideración la hizo Angelica Salas, directora ejecutiva de la Coalición pro Derechos del Inmigrante en Los Angeles (CHIRLA por sus siglas en inglés).

Acerca de la propuesta presentada a la Cámara de Representantes por Lamar Smith, Angélica Salas dijo que “está haciendo otro intento empecinado enfocándose en aplicar las leyes de inmigración y castigar duramente a los inmigrantes, a sus seres queridos, y a sus comunidades.  El Congreso no debe malgastar su tiempo y sus recursos con propuestas que arremeten contra la libertad de los negocios de regularse a sí mismos y a la vez alientan un ambiente anti-inmigrante.  La Casa Blanca y el Congreso debe enfocarse en avanzar soluciones verdaderas que reformen las tan anticuadas e inoperantes leyes migratorias de esta nación”.

Asimismo, en un estudio realizado por CHIRLA se indica que “obligar a que se implemente el programa de verificación de empleo conocido como E-Verify significaría un embotellamiento burocrático para los pequeños negocios, retraso en ganancias para las industrias que más lo necesitan, y desastre para millones de familias inmigrantes trabajadoras y para sus seres queridos nacidos en Estados Unidos que prácticamente se quedarían en la calle al ser despedidas de sus trabajaos y no recibir ningún ingreso.   Para ser muy claros: Necesitamos un programa como el E-Verify así como necesitamos una endodoncia”.

“Encontramos varios problemas con el programa E-Verify: 1) E-Verify depende de base de datos gigantescas que contienen muchísimos errores de acuerdo a un reporte de la GAO de enero, 2011; 2) E-Verify representa gastos para los empleadores ya que deben pagar por el sistema, pagar por la capacitación y pagar por las demandas que reciban al discriminar o hacer un error en contra de un trabajador; y, 3) E-Verify puede terminar encarcelando al empleador si éste no contesta a una petición de cambios de DHS dentro de los primeros diez días o si comete un error o mal usa el programa”, se indica en la investigación.

El estudio agrega que “obligar a los empleadores a usar el E-Verify no es pensar en los daños que puedan sufrir los negocios, la economía, o las familias.  En realidad, esta propuesta es una farsa y una distracción liderada por Republicanos anti-inmigrantes que disminuiría los pequeños logros en la economía y enviaría a miles y miles de familias a los centros de comida gratuita.  Como ya se ha demostrado en Arizona, que ha implementado un programa obligatorio, la meta de mitigar o reducir la inmigración no autorizada no se logrará al adoptar este tipo de charlatanería”