Horacio Rentería

hrenteria@ellatino.net

CHULA VISTA.- Eran aproximadamente las 9.30 a.m. del 7 de mayo del 2010. Parecía un día como cualquier otro, pero no lo fue así para el piloto-aviador de la Patrulla de Caminos de California, Daniel Nava Benavides.

El oficial latino trabajaba en ese momento a bordo de un helicóptero, el Air 63, pues formaba parte de la Unidad Aérea de la CHP, y se dirigía a dar seguimiento a un caso de exceso de velocidad de un automovilista. Pero de pronto, el Centro de Contacto de la CHP perdió contacto con el piloto.

De inmediato personal de varias agencias iniciaron la búsqueda del cumplido agente latino, y desafortunadamente localizarían su cuerpo, sin vida, en medio de los restos de la pequeña aeronave en las proximidades de la Ruta Estatal 78, muy cerca de la población de OcotilloWells.

Cebe destacar que el oficial Benavides era un veterano con 13 años de servicio en la Patrulla de Caminos de California, habiéndose graduado de la Academia de esta corporación policiaca en Marzo de 1997, cumpliendo su primeras actuaciones como agente en las regiones de San José, San Diego y Oceanside, antes de ser transferido a the CHP’s Border Division Air Operations (División de Operaciones Aéreas de la Frontera CHP, en 2005).

El nombre de Daniel Nava Benavides junto al del infortunado oficial de la policía de San Diego, Christopher A. Wilson, fue incorporado al Memorial de Tributo, localizado en la explanada exterior del Departamento de Policía de Chula Vista y con el que se honra a los oficiales caídos en cumplimiento de su deber.

Sobre Christopher A. Wilson base recordar que perdió la vida al ser recibido a balazos cuando se disponía a arrestar a un delincuente que cumplía una condena ante el Departamento de Prueba del Condado de San Diego, y que se encontraba prófugo de la justicia.

El incidente ocurrió el 28 de octubre del año pasado en la comunidad de Skyline, y el infortunio cobraba la vida de un cumplido agente que había ingresado a la policía de San Diego el 16 de marzo de 1993.

En el Memorial, en el que se lista cerca de un centenar de nombres entre los que se encuentran los de Enrique Camarerena Salazar, Luis A. Santiago, Terry Bennet y Roberto J. Durán, entre otros muchos, aparecen el Departamento de la policía de San Diego, la Patrulla Fronteriza, la Patrulla de Caminos y la Oficina del Sheriff de San Diego figuran entre las agencias más castigadas en cuanto a pérdida de agentes en cumplimiento de su responsabilidad oficial.