América Barceló

editor@ellatino.net

SAN DIEGO- Este 4 de Julio Estados Unidos se prepara para celebrar su 135 aniversario de Independencia, la fiestas tradicional veraniega que las familias norteamericanas disfrutan con un día de descanso, con tradicionales parrilladas (barbecue) en la playa o en los parques y una noche brillante donde los cielos se visten de gala con una lluvia de juegos pirotécnicos.

La historia de este grandioso día para el pueblo norteamericano comenzó en 1776 cuando se organizaron para luchar por su libertad e igualdad liberándose del poder de la corona británica.

Por varios siglos los británicos habían mantenido tradicionalmente buenas relaciones con las Trece Colonias que habían formado en la costa atlántica de América del Norte.

Unas fueron fundadas directamente por la Corona o explotadas por empresas que comerciaban con productos tropicales; otras nacieron tras el establecimiento de colonos exiliados de la metrópoli por motivos políticos o religiosos. Todas gozaban de un grado aceptable de libertad; regidas por gobernadores de la metrópoli, pero con asambleas o parlamentos que les aseguraban su autonomía.

Pero en 1765, el gobierno británico de Jorge III aumentó los impuestos, estableciendo primero un impuesto del timbre, sello que tenían que llevar los documentos jurídicos y que fue suprimido; y después un impuesto sobre el té, que acabaría desencadenando la revolución. Ambos impuestos habían sido promulgados sin consultar a las colonias y Gran Bretaña trató de mantenerlos haciendo uso de la fuerza. En el puerto de Boston, un buque cargado de té fue saqueado por colonos disfrazados de pieles rojas. Los colonos, considerando que ambos impuestos eran abusivos, se reunieron en el Congreso de Filadelfia y, tras proclamar la Declaración de derechos (1774), se declararon independientes (1776). Habían nacido los Estados Unidos de América.

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos, leída solemnemente en Filadelfia, constituye todavía hoy uno de los textos más innovadores y trascendentes de la historia contemporánea. En él quedaron proclamados dos principios básicos que recogieron posteriormente los grandes textos sobre derechos fundamentales: «libertad e igualdad».

De acuerdo con ello, los nuevos estados formaron una república, regida por un presidente y una asamblea o congreso, elegido ambos por todos los habitantes mayores de edad. Se había instituido, pues, un régimen democrático, fijándose los derechos y deberes de gobernantes y gobernados en una ley fundamental o Constitución.

El destino de la nueva nación se libró en una guerra con Gran Bretaña que fue difícil para los estadounidenses durante los tres primeros años. Después, con la ayuda de franceses y españoles y conducidos por George Washington, lograron derrotar a su antigua metrópoli en Saratoga (1777) y Yorktown (1781). Dos años después se firmaba la Paz de Versalles por la que Gran Bretaña reconocía la independencia de los Estados Unidos.

De esta manera a partir de la culmina de las guerra de independencia se declaró que las colonias unidas son por derecho han de ser Estados libres e independientes; que están exentas de todo deber de súbditos para con la Corona británica y que quedó rota la conexión política entre la Gran Bretaña y la nueva nación de los Estados Unidos.

FIESTAS Y CELEBRACIONES

Al contrario de lo que pudiera pensarse, la oficialidad del 4 de Julio no vino dada por una iniciativa del gobierno federal, que ni siquiera tenía esa prerrogativa en sus comienzos. En realidad, eran los estados los que podían declarar cuándo una fiesta era oficial y, por tanto, ese día se suspendían las actividades administrativas y laborales.

Pero las celebraciones no fueron tampoco impulsadas por ninguno de los estados, sino que respondieron a iniciativas populares que, en cada una de las comunidades locales, fueron extendiéndose y convergiendo en una fiesta con un carácter cada vez más genuinamente nacional. Hubo que esperar a 1870 para que el Congreso declarase el 4 de Julio como fiesta nacional, aunque sin paga para los funcionarios –factor este que fue subsanado en 1938.

Las comidas campestres o, por lo menos, las actividades al aire libre eran acontecimientos naturales, dado el tiempo veraniego de la celebración, aunque las exhibiciones magníficas del público con desfiles largos y celebraciones grandes tuvieron que esperar a la guerra con los Británicos convertirse en tradición nacional.

Algunas de las primeras celebraciones organizadas ocurrieron al albur de las lecturas públicas de la Declaración de Independencia. Las más tempranas, en Virginia, Nueva Jersey y Nueva York. Muchas veces, las celebraciones se acompañaban de trece cañonazos en honor de las trece colonias originales. El elemento festivo, la celebración pública en parques y plazas son la tradicional celebración de la independencia en Estados Unidos.

CELEBRACIONES EN SAN DIEGO

Los fuegos pirotécnicos se realiizarán en diversos lugares del Condado de San Diego elpróximo luenes 4 de julio a las 9 de la noche en:

San Diego Bay – Big Bay Boom Fireworks Show

Feria del Condado de San Diego en los terrenos de Del Mar

Coronado: Glorietta Bay

La Jolla Cove

Mira Mesa Recreation Center

Ocean Beach Pier

Mission Bay: Sea World