Shahrazad Encinias

editor@ellatino.net

SAN DIEGO- El campo de San Diego High School parecía como un campamento militar lleno de carpas verdes y de adentro estaban alineadas con catres (cama de lona). Personas en uniforme militar caminaban por el campamento. Banderas de diferentes países y de diferentes cuerpos de las fuerzas militares se mantuvieron de pie en el viento sobre la colina donde se encuentra el campo, la diferencia era que la mayoría de las personas que se quedaban en las carpas no eran militar si no que veteranos indigentes. Esta es la escena de “Stand Down”, un servicio de tres días para ayudar a veteranos sin casa en San Diego.

El programa “Stand Down” fue creada hace mas de 20 años en San Diego con la idea de ayudar a los indigentes que prestaron servicios al país. Durante los tres días el programa ofrece un lugar seguro donde dormir, tres comidas al día con refacción, un lugar donde bañarse, baños sanitarios, ropa nueva, un corte de pelo, ayuda legal, atención medica, masajes, libros y hasta ofrecen un cambio de imagen, todo es para auxiliar a los veteranos sin casa dijo Tom Mitchell, el porta voz de Village Voice de San Diego, quien organizo el evento. Al entrar, el campamento le dieron un botiquín con herramientas necesarias en la vida cotidiana para mantener la higiene como un cepillo de dientes, pasta de dientes, rasuradora, crema y desodorante.

“Los veteranos que brindaron su servicio para proteger el país no son voluntarios para ser indigente”, dijo Mitchell. “Esperamos que este fin de semana haga una diferencia positiva en sus vidas”.

San Diego tiene un índice de mas de 8500 indigentes en el condado, acuerdo un estimado de Home Again SD, una campaña para pelear el estado de ser sin techo. Entre esa cifra una en cada seis indigentes son veteranos.

San Diego es una comunidad grande de veteranos, y un cuarto de ellos son indigentes, dijo Jon Nachison, el director y fundador de “Stand Down”, que también es veterano. El condado de San Diego es casa de Camp Pendleton (base militar en el condado Norte), 32 Street (base militar mas conocida por ser la academia de entrenamiento), Miramar (base militar donde esta la estación de aire), y la Base Naval de Coronado y Point Loma.

“No me siento muy bien que haiga tanto participante indigente, quiero que los números bajen. Si baja se significa que haiga menos indigentes veteranos en la calle”, dijo Nachison. “Por eso empezamos el programa, para bajar los números”.

Para asegurarse que los participantes están en el mejor estado “Stand Down” es un sitio intolerable al uso de sustancias como alcohol y droga. Por eso antes de entrar al campamento se tenia que registrar todas sus pertenencias y no se puede salir durante su estancia. Las pertenencias estaban abajo de cuidado de voluntarios en una esquina del campo paralelo a Park Blvd.

El programa es un evento de la comunidad con 3000 voluntarios; le sobraba ayuda. Todos los servicios eran voluntarios o patrocinados dijo Mitchell. Estudiantes de Thomas Jefferson Law School prestaron su tiempo para ayuda legal. Estudiantes de diferentes escuelas de belleza prestaron su tiempo y herramientas para mejorar el rostro con cortes y estilos de pelo. Enfermeras, terapistas, abogados, y jueces también fueron para ser voluntarios.

Las treinta carpas fueron patrocinadas por organizaciones, tropas militares, negocios, y familias donde ofrecían de 25 a 30 catres donde se podía descansar o quedar la noche.

La serie de carpas estaban seccionadas en tres partes, un área era solo para mujeres y sus hijos menores de 12 años, una carpa para adolescentes de 12 a 18 años, y la mayoría de las carpas estaban reservadas para hombres.

Durante el día había un espacio para cuido de niños donde se hacia actividades como pintar, esculturas de arcilla, tie-dye de camisas, jugar, nadar, jugar a los disfraces, y saltar en un jumper.

“Es muy gratificante ser voluntario especialmente para trabajar con los niños”, dijo Sue Morelan, la encargada del área de niños que lleva nueve años participando como voluntaria en el programa. “Me gusta saber que los niños están en un lugar seguro cuando sus padres están recibiendo sus servicios”.