Horacio Rentería

Horacio.renteria@ellatino.net

CHULA VISTA.- Con la apertura de los 24 carriles, la actividad en la garita de San Ysidro ha vuelto a la normalidad.

Luego del desplome de una estructura de madera, que provocó lesiones a 17 personas, entre ellas una mujer embarazada, en los días recientes se ha comenzado a observar una notable reducción en el número de vehículos y peatones que cruzan a San Diego.

Mientras funcionarios del Consulado de México en San Diego informaron que 9 de las 17 personas son mexicanos, y que hasta ahora esa sede diplomática no ha recibido petición de protección por parte de sus compatriotas para encauzar eventuales demandas.

Por su parte, en el más reciente comunicado emitido por the U.S. General Services Administration (GSA), agencia federal encargada de las obras de remodelación relacionadas al incidente, precisaron que fueron 15 los vehículos que sufrieron daños.

La agencia federal también reitera que 14 personas fueron tratadas con lesiones menores, y tres fueron hospitalizadas, sin lesiones que pusieran en riesgo su vida.

GSA agrega que la compañía constructora Hensel Phelps es la responsable de garantizar la seguridad estructural, “pues la más alta prioridad es la protección del público, los empleados de Custom Border Protection y los trabajadores que se encuentran en el sitio”.

Y asegura que “la integridad estructural del edificio donde se realiza el procesamiento para peatones no resultó afectado”.

Por otra parte, la Cámara de Comercio de San Ysidro anticipó que el jueves 22 habrá de realizarse una reunión para determinar el impacto que el hecho ha causado al comercio fronterizo, y las medidas que se habrán de tomar en lo inmediato.

Se recordó que durante toda la semana comprendida del 14 de septiembre –en que se originó el incidente- al miércoles 21, el director de la cámara, Jason Wells estuvo en Washington, D.C., donde se entrevistó con oficiales de CBP y GSA, examinando el caso.

El dirigente adelantó asimismo que “creará documentación sobre el incidente y su impacto en la región, e incorporará los resultados” a reuniones que tendrán lugar entre líderes regionales de San Diego y funcionarios del gobierno federal.