Horacio Rentería

Horacio.renteria@ellatino.net

ESCONDIDO.- Como en otras ocasiones, la regidora Marie Waldron, quien impulsara una ordenanza que –de no haber sido rechazado por un margistrado- habría prohibido que un indocumentado pudiera rentar una residencia en de Escondido, vuelve a ser tema de polémica.

El principal motivo es que esta mujer de 46 años y con ocho años como una influyente concejal dentro del City Hall de Escondido, ahora ha decidido lanzarse por un sitio en la Asamblea del estado de California

Waldron, quien en sus acciones anti-inmigrante siempre ha tenido el respaldo del actual alcalde de Escondido, Sam Abed, también quiso impulsar una iniciativa policía fronteriza estatal, en lo que no ha tenido, tampoco, éxito.

En su página de Facebook la regidora y aspirante a legisladora por el Partido Republicano ha recibido muestras de apoyo de personalidades identificadas en la comunidad de Escondido como de ideología conservadora, pero muy conocidas en esa comunidad del norte del Condado de San Diego.

Waldron, quien aspira a representar ante la Asamblea del estado al Distrito Electoral 74, fue objeto de reconocimiento como “Mujer del Año” 2011 por parte de uno de esos grupos conervadores pero influyentes: the Howard Jarvis Taxpayers Association (PAC).

El reconocimiento fue impulsado por el asambleísta Martin Garrick, quien desde su oficina legislativa ha expresado su simpatía hacia Waldron, una regidora impopular entre los miembros de la comunidad Latina.

De hecho Warren es considerada como una fuerte contendiente a suceder al asambleísta Garrick, quien termina su término y tendría que intentar reelegirse en las elecciones del 2012, si desea continuar en el cargo.