NUEVO LAREDO, TAMAULIPAS.- Luego de que el primer camión de carga mexicano que podrá internarse más allá de las 40 millas reglamentarias de Estados Unidos, cruzo la frontera; el gobierno mexicano, eliminó el 50 por ciento de los aranceles o impuestos que había fijado a 99 productos estadounidenses.

La imposición arancelaria ocurrió en represalia a que no se permitía el cruce libre de camiones de carga, pese a que es uno de los puntos acordados en el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá y que entró en vigor el 1 de octubre de 1994.

Sin embargo estas ‘cuentas pendientes’ quedaron saldadas con la decisión del Departamento de Transporte de Estados Unidos de permitir la entrada de los primeros camiones mexicanos, a condición que cumplan con los requisitos y leyes del país.

“Este primer cruce, representa un paso fundamental para el pleno cumplimiento de los compromisos de Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en materia de transporte transfronterizo de carga”, aseguró Bruno Ferrari, secretario de Economía de México. Al concretarse el acuerdo, además sse cumple con lo establecido en el nuevo Programa de Autotransporte Transfronterizo de Carga entre México y Estados Unidos, que permite el libre tránsito de camiones de carga para operar de manera permanente más allá de la franja comercial fronteriza y circular por la Unión Americana.