LIBIA.- El coronel Muamar al Gadafi, muerto a manos de los rebeldes en su ciudad natal, Sirte, el pasado 20 de octubre, fue enterrado hoy en secreto en las arenas del desierto libio, para evitar que su tumba se convierta en lugar de peregrinación.

Como se ha informado, Muamar Gadafi murió a manos de los combatientes libios. Tenía 69 años. A los que una vez llamó “ratas” y tras la caída de Sirte, su ciudad natal y último bastión de apoyo.

Dos mses después de que el Consejo Nacional de Transición (CNT) acabara con sus 42 años de Gopbierno, con ayuda de Occidente, su muerte y derrumbe de su imperio deja abierta la puerta para el inicio de un proceso de elecciones en un país que había asolado por la dictadura Gadafi.

“Confirmamos que todos los males, además de Gadafi, han desaparecido de este querido país”, dijo el primer ministro Mahmud Jibril en Trípoli, mientras el cuerpo del depuesto líder era depositado como un trofeo de guerra en Misrata, la ciudad que se convirtió en seimbolo de la causa rebelde.

“Es tiempo de comenzar una nueva Libia, una Libia unida; un pueblo, un futuro”, sostuvo.

Por su lado el presidente francés Nicolás Sarkoski, que dirigió junto al Reino Unido la campaña de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) para apoyar la revuelta rebelde, elogió el inesperado acontecimiento, pues había pocos indicios de que Gadafi se encontrara en Sirte.

EFE