El North Coastal Prevention Youth Coalition (NCPYC), un grupo de adolescentes que se dedica a prevenir el consumo de alcohol en los menores, lanzó una campaña con el propósito de alertar e informar a toda la comunidad que el permitir que los menores (menor de 21 años) consuman alcohol es contra la ley. De acuerdo a varias encuestas realizadas en el norte del condado por la coalición, la mayoría de los jóvenes beben alcohol en las fiestas caseras.

Por segundo año consecutivo, los jóvenes de NCPYC crearon letreros con mensajes de prevención y reclutaron tiendas y supermercados en las ciudades de Vista y Oceanside en las cuales colocaron entre sus pacillos dichos mensajes. Esto fue con el propósito de concientizar a la comunidad y recordarle que proveer alcohol a los menores es contra la ley.

Todas las ciudades del condado de San Diego han aprobado la ley u ordenanza que prohíbe que los adultos provean alcohol a los menores. Esa ordenanza es conocida como Social Host (conocida en español como Ordenanza del Anfitrión Social) y los castigos incluyen multas hasta por $1,000, cárcel hasta por 6 meses, y el cobro por los servicios de la policía en algunas ciudades.

Marisol Sandoval, una de las jóvenes involucradas en la campaña, dice que ha perdido amigos debido a que ellos toman alcohol y ella no quiere estar relacionada con ellos. “Disfruta tu adolescencia, no vayas a tomar” le aconseja Sandoval a otros jóvenes.

De acuerdo a la encuesta California Healthy Kids del 2009, el alcohol fue la droga más abusada por los jóvenes. El 33 por ciento de los estudiantes del onceavo grado, y el 15 por ciento del séptimo de Vista reportaron haber consumido alcohol en los últimos 30 días. Este reporte también indica que la mayoría de los jóvenes consumen alcohol por primera vez entre los 13 y 16 años.