A esta maravillosa planta se le han dedicado montones de libros, producto de los intensos estudios que sobre ella se han realizado. Además, miles de personas en el mundo le adjudican poderes curativos desde hace siglos.

Pero… ¿qué tan maravillosa es la sábila, que en inglés se conoce como áloe vera? ¿Serán ciertos los poderes curativos que se le han otorgado, o todo será pura ficción?

Según me informé, la sábila es nativa del norte de África y muchas culturas la han usado durante siglos. Se le han adjudicado poderes hasta milagrosos, que van desde sanar una piel quemada hasta curar el cáncer, eso sin mencionar que si tienes estrías, la sábila usada en forma de cremas y ungüentos, te ayudará a humectar la piel y a prevenir que te sigan saliendo y mejorar la apariencia de las que ya tienes.

Si todavía no tienes una planta sembrada en el patio de tu casa, estás a tiempo de hacerlo. O, si lo prefieres, puedes comprar las hojas sueltas en tiendas especializadas. Yo muchas veces la uso en forma natural. Le remuevo la corteza, dura y verde, y con un cuchillo le saco la sustancia gelatinosa que contiene y la unto en mi piel. No sabes cómo la suaviza y humecta. Muchas personas la usan para tratar las manchas en la cara, cortadas o irritaciones, se puede usar todas las noches y hasta como protector solar durante el día.

Muchos aseguran que si se pone la sustancia gelatinosa que contiene la sábila en un frasco con agua, se refrigera y se va tomando durante todo el día, puede que ayude a regular el azúcar en los diabéticos, otros dicen que ayuda a bajar de peso, otros que contribuye a mejorar las digestiones y lo más increíble es que esta misma “baba” puede servir para curar hemorroides.

La cosmetología también ha usado la sábila o áloe vera en múltiples formas, como maquillaje, toallitas desmaquillantes, jabones, cremas para después de tomar el sol y hasta en productos para el cabello como es el caso de los champús y acondicionadores con sábila.

Además, esta “planta de la salud y la belleza”, como le llaman en México, posee una hormona que acelera la formación y el crecimiento de células nuevas. Gracias al calcio que contiene, ayuda a las células a mantener su frágil equilibrio interno y externo.

Una de las características de mayor importancia del áloe vera es que contiene 19 aminoácidos esenciales, necesarios para la formación y estructuración de las proteínas, la base de las células y tejidos, y también contiene un sin número de minerales como el calcio, fósforo, cobre, hierro, entre otros. Al consumirla, nuestro sistema inmunológico se siente agradecido, por lo que es usada como alimento en algunos países como Japón, en donde se utiliza como ingrediente para el yogurt. En la India y algunos lugares de Pakistán se usa como digestivo para consumir tras las comidas.

Hasta la próxima y recuerda:

“la belleza viene de adentro hacia afuera”.

Con mucho cariño, SISSI