Servicios El latino

editor@ellatino.net

SAN DIEGO.- En vísperas de la conmemoración del Día de los Veteranos, un estudio difundido por la milicia alertó acerca del dramático incremento en el número de militares que se han suicidado en los últimos meses.

Sólo en el condado de San Diego, trascendió, en lo que va del año 28 militares se han quitado la vida, de acuerdo con datos liberados por the Marine Corps (Cuerpos de la Marina), y publicado por el diario North County Times.

Esto tendría que agregar el reciente suicidio de tres militares en activo, lo que genera un tema de consternación.

El diario advierte, asimismo, que el último reporte del denominado: Suicide Prevention Program (Programa de Prevención al Suicidio) también sostiene que 11 Marines, a nivel nacional, habrían intentado quitarse la vida sólo en el mes de octubre.

Revela asimismo que en octubre pasado, la cifra aumentó a 163 suicidios en todo el país, en lo que va del año.

Según la doctora Margaret Harrel, del Centro para una Nueva Seguridad Americana, (CNAS), sostiene que del 2005 al 2010, soldados se quitaron la vida en un promedio de uno por cada 36 horas.

En la investigación intitulada: Losing the Battle: Challenge of Military Suicide (Perdiendo la Batalla: Desafío frente al Suicidio Militar” , desarrollada por la propia Harrel y Nancy Berglass,

se afirma que “este trágico fenómeno alcanzó nuevos extremos cuando el Army reportó el mayor récord de muertes por suicidios, con 33, entre miembros del servicio activo y la reserva”.

Adicionalmente, agrega el estudio, el Departamento de Asuntos para Veteranos (Department of Veterans Affairs) estimó que 18 veteranos mueren por suicidio, diariamente.

Aún el verdadero número de veteranos quienes mueren por suicidio se desconoce, advierten Harrel y Berglas.

Debido a que las tropas americanas regresan a casa luego de haber participado en la guerra, este tema requerirá cada vez mayor y urgente atención, concluyen.

Las investigadoras también sugieren que “la salud de todos los voluntarios de las fuerzas armadas depende de la capacidad y la voluntad que se tenga para cuidar de los veteranos”.

Margaret y Berglass luego pasan a presentar varias recomendaciones específicas “que ayudarán a reducir el número de suicidios de veteranos”, entre las que se cuentan las siguientes:

Establecer una Unidad de Cohesión en la Armada, remover las restricciones congresionales sobre la posesión de armas entre miembros en servicio; aumentar la coordinación entre el Departamento de Defensa (DOD), el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

También recomiendan mejorar los datos que existen acerca del suicidio de veteranos.

Indican que a pesar del esfuerzo del Departamento de defensa y el Departamento de Asuntos de Veteranos para contrarrestar el suicidio que se observa en el sector militar, “los obstáculos permanecen , y los promotores de políticas deben propiciar una renovada urgencia a mantener este esfuerzo en ambos compromisos: honrar el sacrificio de los veteranos y proteger su salud y capacidad de defender la Nación”.