Horacio Rentería

horacio.rentería@ellatino.net

CHULA VISTA.- Johana Ochoa es una joven emprendedora latina para la que no hay obstáculos insuperables.

Su experiencia como gerente regional de la empresa Oshita, una unidad productiva que por cerca de tres décadas se ha dedicado a la actividad productiva, la pondrá a prueba con el arranque de una nueva compañía de frutas y vegetales, iniciando con la producción de plátano.

Por lo pronto, Johana ha terminado un curso de Desarrollo en Pequeños Negocios en español, ofrecido por el Centro de Comercio Internacional del Southwestern College (SWC) y la Asociación Nacional de Negocios de Mujeres Latinas (NLBWA-San Diego por sus siglas en inglés).

La emprendedora indicó que la nueva empresa funcionará como un negocio familiar agropecuario, y el objetivo primordial que se han trazado es “tener la posibilidad de crecer como negocio y tener más contratos en la producción de comestibles’.

Adelantó que su principal reto es ahora es propiciar el desarrollo de la empresa, mediante un proyecto de crecimiento e inversión.

Por su parte, Noemí Linares, otra de las destacadas alumnas del Centro de Desarrollo de Pequeños Negocios y el centro de Comercio Internacional del del Southwestern College, está convencida que cuenta con los herramientas y los conocimientos necesarios para inyectar estrategias innovadoras y eficientes al Mercado Rodeo.

La entrevistada dijo que el curso recibido en el Southwestern College “me ayudó a mejorar mis habilidades personales y me dio valiosas herramientas de mercadotecnia”.

Entre estas herramientas destacó el análisis para la determinación de los costos, la elección del mercado, la mejor forma de llevar a cabo promociones y conocimiento del producto o servicio que se desea ofrecer al cliente.

Noemí precisó que en lo particular ella tiene interés personal por llevar a cabo una estrategia comercial innovadora del área de comida preparada dentro del Mercado.

Indicó que la diferencia en el producto y servicio que se ofrece al público radica en que son alimentos ciento por ciento “caseros” y es comida típica mexicana. El detalle es mejorar su modo de preparación (para que tenga el mejor sabor o sazón) y la mejor presentación para que guste a los comenzales.

Linares dijo por último que todo ello lo piensa llevar a cabo aplicando el plan de negocios de 18 pasos, que se les enseñaron durante el curso, el cual calificó, como “excelente y muy práctico”.

Linda Caballero Sotelo, presidenta de LBWA en San Diego, expresó que las propias asistentes solicitaron que el curso se impartiera en español, y en todos los casos se da un cuidadoso seguimiento y apoyo a las egresadas.

En este sentido resaltó que uno de los puntos importantes del curso es que las asistentes entiendan como funcionan los contratos y licitaciones y cuales son los medios para acceder a ellos.

Se trata de un programa con bases comunitarias, pero donde el objetivo primordial es que las egresadas apliquen sus conocimientos y experiencias al mundo real de los negocios, dijo Caballero Sotelo.

Por su lado, Victor Castillo, director del centro de Desarrollo de los Pequeños Negocios y el Centro de Comercio Internacional, dijo que en el mismo se ofrecen las herramientas y los medios necesarios para que los egresados tengan la capacidad de formar, desarrollar y administrar sus propios negocios