La selección española volvió a tropezar en un amistoso partido, y como ocurrió ante Argentina y Portugal, salió derrotada del mágico estaidioWembley, frente a una defensiva Inglaterra que sacó oro de un gol de Frank Lampard (1-0), al minuto 49.

España con Sergio Ramos instalado de central, Jordi Alba echando su instancia a la Eurocopa en el lateral izquierdo y David Silva como falso nueve, dominó de inicio a fin pero sin peligro. Ser dueño de un partido en Wembley sería elogiado en un pasado reciente.

Las diabluras de Iniesta o Silva no se culminaban por falta de acierto en el pase final. La imagen era de superioridad pero hasta el minuto 32 no llegó el primer disparo. Fue de Silva, con poco espacio, a las manos de Joe Hart.

Una falta lateral la remató con potencia Bent, ganando la partida por alto a la defensa española, y el balón se estrelló en el poste para caer en bandeja a Lampard que marcó a puerta vacía a los 49.

El gol desató minutos de duda en la Roja. Los cambios no ayudaron y se entremezclaron posiciones. El partido se embarulló por momentos hasta que España encontró el camino de llegar a la portería rival. Perdió orden pero ganó profundidad.

Comenzaron a llegar ocasiones, la más clara para Villa, que tras recortar al portero en velocidad, escorado, chutó mal a los 55 minutos y estrelló el balón en el lateral de la red.

Sin embargo, el empate no llegó para la ‘Roja’.

(EFE).