Servicios El Latino

editor@ellatino.net

SAN DIEGO.- La junta de Educación del Distrito Escolar Unificado de San Diego respalda un intento de enmienda a la constitución del estado para facilitar el camino a un impuesto especial calificado o ‘parcel tax’.

Los miembros de la junta votaron en forma unánime para adoptar una resolución apoyando la Enmienda Constitucional #5 del Senado de California.

De aceptarse la enmienda permitiría a los distritos escolares, a los distritos de los colegios comunitarios y las oficinas de educación del condado aprobar un impuesto especial con el 55 por ciento de los votos del electorado en vez de los dos tercios que marca la legislación estatal.

De aprobarse la enmienda por parte del electorado, se indicó, los distritos escolares tendrían posibilidad de manejar fondos adicionales, que ayudarán a contrarrestar el impacto por el déficit o crisis del presupuesto educativo, se indicó.

“Nosotros deberíamos respaldar el que la mayoría de los votantes decidan el destino de nuestro futuro, especialmente donde la educación pública se encuentra involucrada”, afirmó el miembro de la junta, Kevin Beiser.

El funcionario educativo expresó que “la educación pública es la fundación de toda democracia de tal forma que podamos tener un electorado educado, y por lo tanto en una democracia debe ser quien lo determine con su voto.

Toman acción contra el ‘bullying’

Por otra parte, la junta también aprobó un procedimiento administrativo respecto al llamado ‘bullying’ (acoso sexual e intimidación) en cualquiera de las formas o modalidades en que el mismo tenga lugar.

Durante la exposición de motivos, se dijo que se trata de asegurar un medio ambiente seguro y sano, y se comprometió a que cualquier miembro del sistema educativo que tenga conocimiento o sea testigo de un incidente relacionado con este problema social, “debe actuar para detener la conducta y prohibir que se vuelva a repetir”.

“La palabra clave es la prevención”, dijo la asistente del Superintendente Escolar, Nellie Meyer.

Agregó que esta política “define castigos relacionados con incidentes de ‘bullying’ que pueden ir desde retener al estudiante castigado en la oficina, a su expulsión de la escuela”.