(EFE).- El Departamento de Policía de la ciudad de Boulder, en Colorado, anunció hoy que no presentará cargos contra 15 indocumentados sospechosos de comprar licencias de conducir falsas, por considerar que esos inmigrantes fueron víctimas de engaños.

Según Rob Bustrum, portavoz de la mencionada repartición policial, tampoco se dará aviso a las autoridades de inmigración sobre la identidad y el lugar de residencia de los 15 indocumentados.

Por el contrario, dijo, las investigaciones se concentrarán en una mujer, ya arrestada, y en tres de sus cómplices que se hacían pasar como empleados del Departamento de Vehículos Motorizados de Colorado, prometiendo entregar licencias “verdaderas” a los compradores a cambio de 1.000 dólares por documento.

Bustrum dijo que los investigadores identificaron a 15 indocumentados que en conjunto entregaron el 2 de mayo pasado miles de dólares a Jocelyn Vega-Arámbula, de 19 años y, tras su arresto, a Iván Francisco Sevilla-Morales, 23, y a Enrique Pinzón-García, de 24.

Sevilla-Morales (un transexual que usa el nombre “Jessica”) y Pinzón-García fueron identificados gracias a una fotografía que uno de los inmigrantes tomó en secreto de los dos sospechosos y que luego envió a las autoridades.

El tercer cómplice sólo fue identificado como “Raúl” o “Eric”. Los tres hombres siguen prófugos.

Bustrum informó que la transacción más reciente se realizó el 3 de noviembre en casa de uno de los indocumentados, y aclaró que los inmigrantes nunca recibieron los documentos prometidos.

Según el portavoz, existen más víctimas de este fraude, pero el temor generado por su estatus migratorio irregular les ha impedido contactarse con las autoridades.

Los indocumentados podrían haber sido formalmente acusados de tratar de obtener documentos falsificados, de robo de identidad y de intento de falsificación, explicó Bustrum.

Por su parte, Vega-Arámbula y los tres hombres con orden de captura serán acusados de robo, conspiración, robo de identidad y uso de documentos falsos.

Vega-Arámbula también enfrenta cargos por hacerse pasar por empleada de una dependencia pública. Su próxima audiencia judicial será el 2 de diciembre.