En la última década ha habido un drástico aumento en el número de muertes atribuidas a sobredosis con medicinas recetadas para el dolor. Casi 15,000 personas mueren todos los años por este tipo de sobredosis, un número mayor al número total de personas que fallecen por sobredosis con heroína y cocaína.

Las sobredosis con medicinas recetadas para el dolor, una familia de fármacos que incluye hidrocodona, metadona, oxicodona y oximorfona, constituyen una epidemia de salud pública. Estos medicamentos son objeto de amplio abuso y de un uso incorrecto. En el 2010, una de cada 20 personas en los Estados Unidos de 12 años de edad o más utilizó medicinas recetadas para el dolor sin fines médicos (sin que se los hubieran recetado o solo por la sensación de euforia que causan). Un reciente análisis de los CDC aborda esta creciente epidemia y sugiere medidas de prevención.

Una epidemia de salud pública

Frascos de medicamentos recetados

El problema de las sobredosis con medicinas recetadas para el dolor ha alcanzado niveles epidémicos.

Datos relevantes:

• En el 2008, alrededor de 15,000 personas fallecieron por sobredosis atribuidas a medicinas recetadas para el dolor en los EE. UU. Esto es más del triple de las 4,000 personas que murieron por la misma causa en 1999.

• En el 2010, alrededor de 12 millones de estadounidenses (de 12 años de edad en adelante) reportaron que habían utilizado medicinas recetadas para el dolor el pasado año.

• Cerca de medio millón de visitas a las salas de emergencias hospitalarias en el 2009 se debieron a casos de abuso o uso incorrecto de medicinas recetadas para el dolor.

• El uso de medicinas recetadas para el dolor representa para las empresas de seguro médico un costo anual de $72,500 millones en gastos de atención médica directa.

Grupos con mayor riesgo

Ciertos grupos de personas son más propensos a abusar de las medicinas recetadas para el dolor o a sufrir sobredosis:

• Mueren más hombres que mujeres por sobredosis con medicinas recetadas para el dolor.

• Los adultos de edad mediana representan el grupo con la tasa más alta de sobredosis con medicinas recetadas para el dolor.

• Los habitantes de condados rurales tienen el doble de probabilidad de incurrir en una sobredosis con medicinas recetadas para el dolor que los de las grandes ciudades.

• Los estadounidenses de raza blanca, indoamericana o nativos de Alaska son más propensos a una sobredosis con medicinas recetadas para el dolor.

• Cerca de 1 de cada 10 estadounidenses indoamericanos o nativos de Alaska de 12 años o más utilizaron medicinas recetadas para el dolor sin fines médicos en el pasado año, en comparación con 1 de cada 20 de raza blanca y 1 de cada 30 de raza negra.

Para mas información visite www.cdc.gov o

consulte a su medico.