EFE).- El 39 por ciento de los incendios investigados en la frontera del estado de Arizona con México fueron causados presuntamente por inmigrantes indocumentados, según un estudio publicado por la Contraloría General de Estados Unidos (GAO, en inglés).

El informe evaluó 77 de los 422 incendios ocurridos en territorio federal o tribal a lo largo de 160 kilómetros de frontera, que causaron daños en un acre o más de superficie (0,4 Ha) entre 2006 y 2010.

Un dato determinante es que el porcentaje de incendios investigados es del 18 por ciento, de los cuales se determinó que 30 de ellos (39 por ciento) fueron provocados presuntamente por inmigrantes indocumentados.

La GAO, un órgano del Congreso de EE.UU. que prepara informes a petición de los legisladores, resolvió que cinco de esos 30 incendios quemaron entre 4 y 40 hectáreas y que nueve de ellos afectaron a superficies más grandes.

El informe especifica que en el número total de incendios registrados en esa área entre 2006 y 2010 asciende a 2.467 y que la mayoría de ellos, 2.126 (86 por ciento), fueron causados por actividades humanas.

La investigación añade que 15 de los 30 incendios investigados presuntamente provocados por inmigrantes indocumentados se debieron a sus esfuerzos por pedir ayuda, proveerse de una fuente de calor o cocinar alimentos.

Uno de los incendios tomados como ejemplo por el estudio es el ocurrido en Black Mesa en el año 2006, que acabó con 69 hectáreas de superficie y que fue provocado porque un inmigrante herido intentaba cruzar la frontera, e intentó pedir ayuda provocando una fogata.

Además, el informe de la GAO cita el caso de un grupo de 20 inmigrantes que dejó atrás a un compañero herido que no podía continuar, y para intentar que los animales no se acercaran a él y alguien lo encontrase, encendieron varios fuegos a su alrededor.

En cuanto a los otros 15 incendios que la GAO ha determinado que fueron causados presumiblemente por inmigrantes que intentaban cruzar la frontera, “no se han encontrado causas concretas de ignición”, pero el organismo las incluye por encontrarse en zonas donde es habitual el tráfico de droga.

El informe fue solicitado el pasado año por el senador republicano por Arizona y excandidato presidencial John McCain.

El pasado junio, McCain se vio envuelto en una polémica tras hacer unas declaraciones en las que atribuía la culpa de los incendios del sur de Arizona, que entonces estaban devastando miles de hectáreas, a los inmigrantes indocumentados que cruzan la frontera, por lo que tuvo que aclarar sus comentarios.

McCain insistió en que, además, el informe indica que la lucha contra incendios a veces se ve retrasada por la espera a que lleguen escoltas para proteger a los bomberos de los contrabandistas armados.

“Espero que este informe sea una lección para los activistas y funcionarios públicos que prefieren participar en los ataques de carácter partidista en lugar de ayudar a enfocar la discusión sobre la necesidad vital de proteger nuestra frontera sur”, añadió.