Servicios El Latino

editor@ellatino.net

SAN DIEGO.- La comunidad de Escondido se ha convertido en “el pequeño Arizona del condado de San Diego” debido al clima anti-inmigrante prevaleciente y “ahora estamos trabajando para evitar que esta ola se extienda hacia otras ciudades”.

Ello fue expresado por Christian Ramirez, coordinador nacional American Friends Service Committee (AFSC), al ser abordado sobre el reciente arresto que sufrió la señora Elena Cabrera por parte de la policía de Escondido y agentes de la Patrulla Fronteriza, pese a ser víctima de violencia doméstica.

Indicó en entrevista con El Latino que “la acción xenofóbica” orquestada por el actual alcalde Sam Abde, la regidora Marie Waldron y el congresista por el 50 Distrito Electoral, Brian Bilbray y el jefe de la policía, Jim Maher, han sido un factor determinante para que ocurran este tipo de persecuciones.

El activista consideró significativo que en la población de Escondido exista una opinión generalizada entre la población hispana de que la policía no sólo no protege a la comunidad, sino que en sus actuaciones abusa de ella por medio de los ‘check points’ o retenes. Esta es una percepción muy peligrosa, alertó.

Ramírez recordó que fue a partir de la década de los 90’s donde en esta población comienza ha haber importantes cambios demográficos, con una población predominantemente mexicana, que ya representa alrededor del 50 por ciento del total.

En este caso la complicidad entre la policía y el U.S. Immigration and Custom Enforcement (ICE) ha sido una constante en Escondido, y este ejemplo puede cundir a otras partes, “por eso estamos tratando de hacer un solo frente para tratar de evitarlo’, dijo el coordinador nacional de AFSC.

Cabe destacar que el arresto de la señora Cabrera reavivó los cuestionamientos de la población latina en el condado de San Diego acerca de la conducta seguida por los agentes policiacos y la controversia surgida por la manera en que esta corporación interpreta ‘la cooperación y coordinación”, con otras agencias como el ICE.

Christian Ramírez dijo que está claro que estas acciones policiacas están directamente relacionadas con la búsqueda de poder de los personajes mencionados, y que se caracterizan por un evidente odio a todo lo latino, y especialmente lo mexicano.

Cuestionado si se preveían posibles manifestaciones o expresiones de organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes en el condado norte de San Diego, adelantó que en este caso particular no se habían considerado, ya que la señora Cabrera ya cuenta con apoyo legal, y es evidente que ha sido víctima de violencia doméstica, por lo que ya tiene la opción de que le asignen la visa humanitaria.

Por su parte, Consuelo Martínez, activista y residente de Escondido por muchos años, consideró que hechos como el ocurrido a la señora Cabrera confirman y es un ejemplo muy claro de por qué la población tiene miedo a la policía local.